Parada del Tren de la Fresa
Naturaleza y monumentos, atractivos de Aranjuez. Jorge París
«A veces, cuando no tengo inspiración, para componer tienen que tocarme con una varita mágica». Son palabras del maestro Rodrigo, al que debieron acudir todas las hadas de los jardines del Real Sitio para inspirarle su más famosa obra: el Concierto de Aranjuez.

La ciudad, entre los ríos Tajo y Jarama, en su día residencia primaveral de reyes y reinas, es Paisaje Cultural Patrimonio de la Humanidad desde 2001 y tiene como atractivos el Palacio Real, sus jardines, el Museo de Falúas, la Casa del Labrador, el Convento de San Pascual y los Palacios de Medinaceli, Godoy y Osuna.

Para Pepe su ciudad es mucho más que eso. «De niño, mi madre nos daba un carajillo antes de ir al colegio y nos forraba el pecho con papel de periódico para quitarnos el frío. Cuando le cuento estas historias a mis nietos, me miran como si fuera un marciano». Sin embargo, Pepe, a sus 83 años, no es de los que piensan que cualquier tiempo pasado fue mejor. «Ojalá hubiera tenido yo las oportunidades de las que gozan mis nietos. Pero es verdad que antes el tiempo que nos sobraba y las cosas que nos faltaban nos permitían disfrutar más de los minúsculos placeres de la vida. Hoy todo el mundo tiene mucha prisa».

Precisamente para quienes no tienen tanta prisa está pensado el Tren de la Fresa, que viaja a la ciudad cada fin de semana de abril, mayo y junio. El que sube a este convoy, con su locomotora Mikado de los años veinte y vagones de madera en los que azafatas vestidas de época ofrecen suculentos fresones, debe estar dispuesto a adentrarse en un viaje a través del tiempo. La ruta es la misma del primer tren de la región y segundo de España, inaugurado por Isabel II en 1851 para acercar a la capital los productos de la huerta de Aranjuez. Dicen que aquel tren llegaba hasta la puerta de las dependencias reales por raíles fundidos en mismísima plata de ley.

También en tren venía Ana a la ciudad con sus compañeras de colegio. «Cada primavera las monjas nos traían de excursión. Por la tarde comprábamos espárragos y fresas y volvíamos a Madrid soñando con el viaje del año siguiente. ¡Quién me iba a decir a mí que una vez casada viviría aquí!». En Aranjuez lleva Ana 24 de sus 47 años. Instalarse en la ciudad ha sido la decisión mejor tomada de su vida: «Aquí encontré el lugar perfecto en el que criar a mis hijos».

Y si el maestro Rodrigo defendía que la música en vivo «proporciona una emoción que nunca comunica una grabación», así mismo el Real Sitio es mucho más de lo que se puede expresar con palabras. Por eso es recomendable visitar la ciudad y descubrir la emoción que a cada uno le pueda transmitir. Después, si quiere, cuéntenoslo. Nosotros le escucharemos emocionados.

En primer plano Jesús dionisio Alcalde

«Quien conoce Aranjuez no se plantea irse a vivir a otro sitio»

Jesús Dionisio nació en Madrid en 1956, está casado y tiene dos hijos. Es alcalde desde 2003.

Convénzanos para visitar Aranjuez.

Hablar de Aranjuez es hablar de calidad de vida. Es paisaje, monumentalidad e historia. Y no quiero olvidarme de su gastronomía y productos típicos, como el espárrago, las alcachofas, la fresa y el fresón.

¿Y para quedarnos a vivir?

Quien conoce Aranjuez, no se plantea irse a vivir a ningún otro lugar. Esta ciudad es un lujazo. Amable, moderna y apacible...

¿Es compatible el desarrollo con el medio ambiente?

Por supuesto que sí. Aranjuez ha sido declarado por la Unesco ciudad Paisaje Cultural Patrimonio de la Humanidad y eso a pesar de siglos de desarrollo.

¿Qué mensaje tiene para sus vecinos?

El futuro sigue siendo esperanzador. El reto de mantener el crecimiento no romperá el equilibrio logrado.

ASÍ ES

Nombre Aranjuez w superficie 189,13 kilómetros cuadrados 

Habitantes 48.139

Inmigrantes 4.661 w analfabetos 2.171

Resultado elecciones municipales 2003: PSOE; 43,16%. PP; 39,88%. IU; 7,7%.