Carlos León, hermano de Jorge León, el pentapléjico cuyo cadáver fue hallado el pasado jueves en su domicilio de la calle General Almirante desconectado del respirador automático que le mantenía con vida, demandó ayer un cambio en la legislación española para regular la eutanasia.

«Hay miles de personas que quizás están necesitando ayuda», declaró el único familiar de Jorge León, que quiso agradecer a quienes han ayudado a que su hermano «cumpliera su
deseo», porque, a su juicio, «se han jugado algo para que una persona deje de sufrir y tenga una muerte decente».

Asimismo, subrayó que desconocía cómo ocurrió y mostró su agradecimiento a las personas que lo cuidaron «generosa y abnegadamente» en los últimos años. Por su parte, el grupo de homicidios de la Policía Nacional aún investiga las causas del fallecimiento del pentapléjico. «Tenía cuatro personas que le cuidaban a turnos y estaba constantemente atendido», explicó la presidenta del bloque de pisos donde vivía, Noelia Hernández. El fallecido sólo podía mover los labios después de sufrir un accidente hace seis años. Postrado en una silla de ruedas, había manifestado en varias ocasiones su deseo de morir, y había pedi-
do ayuda a través de Internet.

Secreto de sumario

El juzgado que lleva el caso ha decretado el secreto
de sumario y el subdelegado de Gobierno, Cecilio Vadillo, asegura que la Policía debe definir «si falleció o no por causas naturales».

Apoyar a quien le ayudó a morir

La presidenta de la Asociación Derecho a Morir Dignamente, Carmen Vázquez, ofreció ayer todo su apoyo a la persona que ayudó a morir a Jorge León. «La persona que ha ayudado a Jorge tiene todo mi apoyo y mi colaboración en todo lo que sea necesario», manifestó, aunque también denunció la lamentable forma de morir que ha tenido.