Amnistía Internacional acusa a Estados Unidos de crear "un clima de tortura" en los centros de detención para sospechosos de terrorismo

Estados Unidos crea un "clima de tortura" en los centros de detención destinados a sospechosos de terrorismo, según ha denunciado Amnistía Internacional (AI) en un informe hecho público el miércoles.
Presos en la cárcel de Abu Ghraib
Presos en la cárcel de Abu Ghraib

El documento fue enviado previamente a los miembros del Comité de la ONU contra la Tortura.

Éstos examinarán el 5 y 8 de mayo en Ginebra el cumplimiento por parte de Estados Unidos de la Convención contra la tortura y otros tratos crueles, inhumanos y degradantes.

La Convención prohíbe el uso de la tortura en todas las circunstancias y obliga a los Estados a tomar medias efectivas legales y de otros tipos para prevenirla y prever las penas a quienes la cometan.

Estados Unidos mandará a la ciudad suiza, según cree saber AI, una delegación de treinta personas para defenderse de ese tipo de acusaciones.

En su informe escrito al Comité, el gobierno estadounidense reafirmó su oposición inequívoca al uso o la práctica de la tortura en todas las circunstancias, incluida la guerra y las situaciones de emergencia pública.

"Aunque el gobierno estadounidense continúa reafirmando su condena de la tortura y los malos tratos, estas declaraciones contradicen lo que está ocurriendo en la práctica, manifestó Curt Goering, director general ejecutivo adjunto de Amnistía Internacional Estados Unidos.

El gobierno no sólo no está tomando medidas para erradicar la tortura, sino que en realidad está creando un clima en que la tortura y otros malos tratos pueden prosperar, tratando, entre otras cosas, de restringir la definición de ‘tortura'".

"Medidas inadecuadas"

En el informe de Amnistía Internacional se describe cómo las medidas tomadas por el gobierno de EEUU en respuesta a los malos tratos infligidos a las personas bajo custodia militar americana en el contexto de la "guerra contra el terror" no han sido adecuadas.

No lo han sido a pesar de existir indicios de que gran parte de los malos tratos tenían su origen en la política y la práctica oficiales.

En el informe se examinan varios casos de personas bajo custodia estadounidense en Afganistán e Irak que han muerto al ser torturadas.

Hasta la fecha no se ha procesado a ningún agente estadounidense por "tortura" o "crímenes de guerra".

"La condena más severa impuesta hasta la fecha por una muerte relacionada con tortura bajo custodia estadounidense ha sido de cinco meses la misma que se podría imponer a una persona en Estados Unidos por robar una bicicleta", afirmó Goering.

"En este caso, el delito consistió en agredir a un taxista de 22 años al que taparon la cabeza con una capucha y encadenaron al techo a la vez que le daban patadas y golpes hasta matarlo", precisó.

¿Prácticas generalizadas?

Por su parte, Javier Zúñiga, director del Programa Regional para América de Amnistía Internacional, señaló que "aunque el gobierno continúa afirmando que los abusos han sido obra principalmente de unos cuantos soldados ‘atípicos', hay indicios claros de lo contrario".

"La mayor parte de la tortura y los malos tratos se han debido directamente a procedimientos y políticas sancionados oficialmente, incluidas técnicas de interrogatorio aprobadas por el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld."

Derecho interno de Estados Unidos

En el informe se exponen también motivos de preocupación con respecto a violaciones de la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes en virtud del derecho interno de Estados Unidos.

En los últimos años EEUU ha tomado medidas sin precedentes para incumplir las obligaciones que le imponen los tratados internacionales

Entre ellas malos tratos y uso de fuerza excesiva por la policía, empleo cruel de armas de electrochoque, condiciones inhumanas y degradantes de aislamiento en prisiones de "súper máxima" seguridad.

De igual modo, se recogen abusos contra mujeres en el sistema penitenciario, icluidos abusos sexuales a manos de guardias varones e inmovilización con grilletes durante el embarazo y el parto.

Última comparecencia

Estados Unidos compareció por última vez ante el Comité contra la Tortura en mayo de 2000.

Las prácticas criticadas por el Comité hace seis años, como el uso de armas de electrochoque y las condiciones excesivamente duras de reclusión, se han exportado en algunos casos a otros países para su aplicación allí por las fuerzas estadounidenses.

"Estados Unidos lleva mucho tiempo aplicando un enfoque selectivo a las normas internacionales, pero en los últimos años el gobierno ha tomado medidas sin precedentes para incumplir las obligaciones que le imponen los tratados internacionales", indicó Zúñiga.

Amnistía Internacional ha pedido a Estados Unidos que demuestre su compromiso con la erradicación de la tortura retirando las reservas que ha formulado a la Convención contra la Tortura que le permitan restringir el ámbito de aplicación de la definición de "tortura".

Asimismo, la organización ha instado a Estados Unidos a que aclare al Comité de manera inequívoca que, de acuerdo con su legislación, ninguna persona, ni siquiera el presidente, tiene derecho ni autoridad para ordenar o infligir malos tratos a detenidos en ninguna circunstancia.

         NOTICIAS ANTERIORES

          ENLACES RELACIONADOS

Mostrar comentarios

Códigos Descuento