La empresa pública Servicios Ferroviarios de Mallorca (SFM) ha decidido subastar parte de los bienes muebles de los que dispone y no utiliza, que tienen un presupuesto de licitación de 3.202.488 euros, con la finalidad de obtener recursos económicos que permitan atender sus gastos operativos.

Así lo ha anunciado el portavoz del Ejecutivo, Rafael Bosch, en la habitual rueda de prensa tras el Consell de Govern, donde ha precisado que se trata de material propiedad de SFM que no se utiliza y que "es susceptible de ser aprovechado". Por ello, el Ejecutivo ha declarado la "alienabilidad" de estos bienes, como paso necesario a su subasta.

El portavoz ha detallado que se trata de varios lotes con diversos bienes como material móvil, equipamiento de taller, carril o travesías de madera, entre otros elementos.

El pliego de condiciones particulares que tiene que regir la subasta recoge que los bienes objeto de la alienación se adjudicarán por el procedimiento de subasta al alza y se agrupan en nueve lotes.

Así, uno de los lotes objeto de la subasta incluye tres unidades de tren diesel de la serie 6100 de CAF, actualmente en servicio. En concreto, se trata de dos unidades dobles y una unidad triple. Su venta está motivada fundamentalmente por la futura puesta en servicio de las unidades eléctricas entre la línea Palma-Inca, lo cual supondrá una reducción en el número de unidades diesel necesarias en servicio diariamente.

Además, el espacio actualmente disponible en la estación intermodal de Palma se queda pequeño ante la llegada de las unidades eléctricas de CAF, que estarán pendientes de entrega a partir del mes de octubre, lo cual hace necesario la liberación de espacio.

La subasta mencionada incluye también los cuatro coches (dos unidades dobles) que se accidentaron el 19 de mayo de 2010 junto a Sineu, por la caída de un trozo de muro sobre la vía. A pesar de los daños, se estima que se podrá reconstruir una unidad doble funcional.

El resto de lotes recogen tanto material del taller como carril y travesías de madera, que han sido sustituidos en modernizaciones sucesivas de las instalaciones ferroviarias y que, por lo tanto, carecen de utilidad para las infraestructuras actuales.

Desde el Govern han asegurado que "la situación de SFM es grave, por la imprevisión de los anteriores gestores, pero los ciudadanos no son los culpables de esta situación".

Por ello, han apuntado que desde la gerencia de SFM se están articulando una serie de medidas encaminadas, por un lado, a la obtención de recursos, como es el caso de la subasta mencionada o la implantación de un nuevo sistema tarifario que corrija la pérdida de ingresos que hasta ahora se producía; y, por otro, a la racionalización de los costes.