El Gobierno de Cantabria espera que el Ministerio de Fomento reinicie las obras de la autovía A-8 en septiembre u octubre "como máximo". Además, ha solicitado al departamento de José Blanco que licite "de manera urgente" el enlace de la A-67 con la A-8, que no se ha incluido en el contrato con las empresas adjudicatarias.

Así lo ha anunciado este viernes el consejero de Obras Públicas y Vivienda, Francisco Rodríguez, quien ha denunciado que la "marginación" del Ministerio de Fomento con Cantabria es "brutal", no sólo actualmente sino "con el futuro", ya que ahora no hay ningún proyecto en este departamento, ni ferroviario ni viario, cuyas obras pudiesen iniciarse antes de "dos o tres años".

En declaraciones a la prensa tras la reunión que Rodríguez mantuvo este jueves junto al consejero de Innovación, Industria, Turismo y Comercio, Eduardo Arasti, con secretario de Estado de Planificación e Infraestructuras del Ministerio de Fomento, Víctor Morlán, el titular de Obras Públicas ha afirmado que dicho encuentro ha sido "la constatación" de que el departamento de Blanco y el anterior Gobierno PSOE-PRC "se olvidaron de esta tierra hace mucho tiempo".

"Hemos planteado nuestras peticiones con responsabilidad; no queremos más que nadie, pero no podemos admitir una falta de oportunidad para los cántabros con respecto a las comunidades autónomas que nos rodean", ha subrayado.

Tras apuntar que Cantabria ha sido la autonomía "más afectada" por los recortes de Fomento el año pasado, Rodríguez ha indicado que, tras un año paralizada, la obra de la A-8 no saldrá a concurso público-privado sino que se mantendrá el contrato existente, lo que, además de una "pérdida" de tiempo, supone un incremento de los costes derivado de los modificados consecuencia de la paralización.

En este sentido, ha confiado en que "esto no haya sido una trampa para los cántabros puesto que va a costar más dinero y además este Gobierno ya sabe que no va a pagar ni una certificación", ha subrayado.

Rodríguez y Arasti exigieron al secretario de Estado que las obras de la A-8 "se reinicien inmediatamente", y el primero confía en que lo hagan en "septiembre u octubre como máximo" y "de manera contundente". "No metiendo dos máquinas para que se vean para el 20 de noviembre", ha advertido en alusión a las elecciones generales.

Igualmente, los consejeros cántabros han reivindicado en Madrid que se incluya el enlace de la A-67 con la A-8, como estaba previsto en el concurso público-privado. Se trata, ha recordado, del punto donde más atascos se producen en Cantabria, pero no está contemplado en la propuesta actual.

"Por lo tanto, se sigue sin hacer esa unión tan fundamental para Cantabria", ha lamentado, indicando que han pedido a Morlán que se licite "urgentemente" la conexión.

"Esperemos que las máquinas estén trabajando con el máximo nivel en el próximo mes y luego se vayan a continuar, con la responsabilidad de que las certificaciones no las va a pagar este Gobierno", ha reiterado.

Alvia y catenaria

Rodríguez también ha denunciado que ni Morlán, ni el presidente de Adif, Antonio González, ni el director general de Infraestructuras Ferroviarias, Carlos María Juárez, presentes en la reunión de este jueves, conocían que se iban a cambiar los Alvia a Cantabria "cuando resulta que ayer mismo estaban haciendo la prueba para cambiarlos".

En este sentido, ha expresado el rechazo "rotundo" del Gobierno regional al cambio de trenes ya que los Alvia que se pretende introducir son "de mucha menos calidad".

Por lo que se refiere a la catenaria, los responsables de Fomento estudiarán la exigencia del Ejecutivo cántabro de que se adjudique "inmediatamente" el tramo de Bárcena a Torrelavega, si bien no se ha producido "compromiso alguno" en este sentido.

Igualmente, para ahorrar tiempo, Rodríguez y Arasti han planteado cortar la vía durante "uno o dos meses" y así poder cambiar la catenaria en "seis meses", en lugar de cortar el tráfico los fines de semana durante 28 meses.

En este sentido, ha advertido que el Gobierno regional no puede aceptar que se tarde más de dos años en arreglar la catenaria. "Si el tramo Reinosa a Bárcena tiene un plazo de 14 meses para acabarlo y luego empezamos el otro, ¿cómo es posible que en el siglo XXI, con un tramo que cuesta seis millones de euros, estemos 28 meses haciendo cortes de vía?", se ha preguntado, afirmando que la "responsabilidad" al respecto es del Gobierno anterior.

Para Rodríguez, la reunión de este jueves es la "constatación de lo que los cántabros sabíamos", que Fomento y el Gobierno PRC-PSOE "abandonaron los intereses de Cantabria", que sigue con un tren "del siglo XIX" y donde para hacer una obra de 20 millones de euros se van a tardar 28 meses.

"¿Cómo podemos plantearnos que los dos próximos años vamos a estar con cortes de catenaria por no adjudicar un tramo desde Bárcena a Torrelavega por seis millones de euros cuando se han adjudicado miles de millones de euros para Galicia y País Vasco? ¿Dónde estamos?", se ha preguntado. AVE

Además, Rodríguez ha asegurado que el AVE en Cantabria "no va a existir con los socialistas en (el Gobierno de) España", mientras en las comunidades vecinas, como País Vasco y Galicia, se siguen adjudicando tramos de la alta velocidad.

En opinión del consejero, ni el ex presidente, Miguel Ángel Revilla (PRC), ni la ex vicepresidenta, Dolores Gorostiaga (PSOE), solicitaron la reunión de la comisión para el seguimiento del protocolo del AVE —que recogía la licitación del tramo Palencia-Villaprovedo en marzo de este año— porque "había unas elecciones en mayo" y porque "sabían que no se iba a licitar".

"¿Y todavía hay alguien que dice que va a ir a Villaprovedo y resulta que cuando era presidente no pidió ni una reunión a partir de marzo para que se concretase el compromiso?. Revilla se dio por contento con que habían mandado la solicitud a Bruselas y no pidió la comisión de seguimiento, que ni la formaron", ha señalado.

"Pararon la licitación diciendo que se iba a hacer un contrato público-privado y ahora dicen que éste se quedaría desierto y que hasta que no mejoren las condiciones económicas no se puede hacer", ha recordado Rodríguez, quien ha insistido en que no hay "ningún compromiso" para la licitación. "Del AVE habrá que hablar porque, como ellos reconocieron, es hasta Reinosa y lo demás es modificación de vía", ha señalado.

En este sentido, ha dado a entender que ni Fomento sabe lo que quiere hacer porque "el secretario de Estado decía que tendrá doble vía y el director de Infraestructuras decía que estamos al inicio del estudio informativo, que todavía no se ha hecho casi nada, pero que doble vía, no".

Por todo ello, para el responsable de Obras Públicas, "el papel fue un papeluco" —en alusión al convenio que firmaron el anterior Gobierno regional y Fomento— que se utilizó "para intentar llegar a las elecciones". "Lo que pasa es que los cántabros nos estamos dando cuenta que la marginación de Fomento con Cantabria es brutal y además no sólo en el momento actual sino con el futuro", ha denunciado.

Al respecto, ha asegurado que "en estos momentos" no hay ningún proyecto en el Ministerio, ni ferroviario ni viario, "capaz de, aunque hubiese dinero, iniciar cualquier tipo de obra antes de dos o tres años".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.