Licor adulterado en Ecuador
La Policía ecuatoriana requisa varias garrafas con alcohol adulterado. Policía Nacional de Ecuador

Los muertos por beber licor tóxico en Ecuador son ya 50, tras los fallecimientos este jueves de dos personas más por esa causa, informó el Ministerio de Salud.

Además, han sido confirmados 244 casos de intoxicación por consumir alcohol adulterado y otros 355 pacientes están en una lista de posibles afectados, señala una estadística difundida por el Ministerio.

Ha habido también catorce casos de ceguera, de los que tres han fallecidoHasta el pasado 25 de agosto, la cifra de muertos por esta causa era de 48, pero este jueves se reportó el fallecimiento de una persona en la provincia andina de Azuay y otra en la amazónica de Napo.

Los fallecimientos de personas por ingesta de licor mezclado con metanol se conocieron por primera vez el pasado 14 de julio, cuando fueron reportados 20 casos en la provincia costera de Los Ríos (suroeste).

La intoxicación se extendió a otras provincias, lo que llevó al Gobierno a declarar "estado de emergencia" en todo el país y a prohibir el consumo de licor en varias jurisdicciones.

Sin registro

El foco para la venta del alcohol adulterado se ubicó en la provincia de Guayas y se determinó que ese producto se comercializaba como "aguardiente sin embotellamiento" o en envases de licor de frutas con marca "pero sin registro sanitario", según señaló recientemente el viceministro de Salud, Nicolás Jara.

La última estadística del Ministerio señala que también se han reportado catorce casos de ceguera por beber licor tóxico, de los cuales tres afectados han fallecido.

Más de una quincena de marcas de licores han sido prohibidas por las autoridades de salud ecuatorianas, que han emprendido acciones urgentes para retirar del mercado el alcohol adulterado.

A finales de agosto, un juez ordenó la prisión preventiva contra el gerente de una fábrica en la que presuntamente se embotellaba el licor tóxico.

Además, unas 50 personas son investigadas por la Fiscalía por comercializar botellas de alcohol adulterado.