La ex de Mel Gibson le demanda medio millón de dólares por haber traumatizado a su hijo

Mel Gibson y su ex, Oksana Grigorieva, en una imagen de archivo.
Mel Gibson y su ex, Oksana Grigorieva, en una imagen de archivo.
ARCHIVO

Un nuevo escándalo se cierne sobre el protagonista de Braveheart. Su ex pareja, la compositora Oksana Grigorieva, madre de su hija Lucía, quiere que el actor compense el enorme trauma emocional que su hijo Alexander sufre por culpa de haber presenciado las discusiones de la pareja.

La ex de Mel Gibson está dispuesta a demostrar delante de un juez que el actor tiene una conducta violenta de la que tanto ella como su hijo han sido víctimas directas.

La batalla legal de esta pareja comenzó el pasado 12 de agosto por la custodia de la hija, de casi dos años, que ambos tuvieron juntos, Lucía. La relación entre ambos es tan tensa que han tenido que hacer las alegaciones por separado.

Pero según ha podido saber la web TMZ, las declaraciones de la pianista han ido más lejos y está dispuesta a luchar para que reciba una jugosa indemnización por los daños morales que ha sufrido su hijo, de 14 años, fruto de su anterior relación con el también actor Timothy Dalton.

Oksana ha denunciado que el pequeño Alexander fue testigo de las crispadas discusiones de la pareja. El miedo no solamente le hizo en una ocasión esconderse debajo de la cama sino que, incluso fue él víctima de la violencia del actor, quien tiró al pequeño contra una mesa, algo que Gibson niega en rotundo.

Por todo ello, la compositora demanda medio millón de dólares a su ex pareja para compensar el daño moral del que su hijo trata de recuperarse.

Condenado por malos tratos

En marzo, Gibson finalizó los servicios comunitarios a los que había sido condenado tras probarse que Oksana había sido víctima de malos tratos. Las evidencias fueron unas cintas en las que se podía escuchar al actor utilizando un lenguaje agresivo y racista contra su por aquel entonces pareja sentimental. El artista quiso restar importancia a las cintas pero no convenció al juez.

El actor llegó a reconocer que en una ocasión dio una bofetada a Oksana durante una pelea en la que, según él, su pareja se puso "histérica" y llegó a temer por la seguridad de Lucía. Gibson alegó: "Hay que poner todo en el contexto adecuado de estar en una situación de irracionalidad: una acalorada discusión al borde de una ruptura, tratando de salir de una relación muy poco saludable", recogía TMZ.

Hoy por hoy, Mel sigue asistiendo a terapias para el dominio de la ira.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento