El candidato a la Presidencia autonómica, Francisco Álvarez-Cascos, ha anunciado este martes una reforma inmediata del sector público autonómico para dotarlo de un tamaño "razonable", sin perjudicar la prestación de los servicios a los ciudadanos. Para ello, su Ejecutivo emprenderá un proyecto de "drástica eliminación" de aquello que resulte "gravoso o innecesario".

En este punto, y en su discurso ante la Cámara asturiana, el presidente de FAC ha señalado además a la necesidad de mejorar el funcionamiento de las instituciones públicas, que llevará a cabo en primer término mediante una adecuación de la estructura administrativa y de los espacios de la Junta General, que verá, además, reforzado su protagonismo y sus cauces de información.

Para Cascos, el sector público empresarial "ha crecido de forma descomunal", por "el amiguismo y el gasto descontrolado". Por ello, ha anunciado que su Gobierno "modificará la ley que regula los medios de comunicación del Principado" y recurrirá a la cooperación público-privada de forma que su gestión no suponga "ninguna carga directa o indirecta en los presupuestos regionales".

Por último, arropado por sus 16 diputados, y ante la mirada del presidente saliente, Vicente Álvarez Areces, ha apuntado a la eliminación de "tres de las cuatro áreas con rango de Consejerías", y a la supresión de las delegaciones asturianas de Madrid y Bruselas, cuyas funciones serán dirigidas desde la región por el consejo de gobierno.

Consulta aquí más noticias de Asturias.