Violentos disturbios acompañan la aprobación del plan de ajuste en el Parlamento griego

Un grupo de manifestantes griegos arroja piedras a las fuerzas de seguridad durante las protestas en el centro de Atenas.
Un grupo de manifestantes griegos arroja piedras a las fuerzas de seguridad durante las protestas en el centro de Atenas.
Yannis Behrakis / REUTERS

La aprobación del nuevo plan de ajuste por el Parlamento de Grecia se vio acompañada este miércoles por violentos choques entre policías y manifestantes radicales, con más de cien heridos, un centenar de afectados por los gases lacrimógenos y numerosos daños materiales, así como alrededor de una treintena de detenidos.

Poco antes de empezar la votación, la Policía consiguió que la mayor parte de los manifestantes abandonara la plaza de Sintagma, situada frente al Parlamento después de ver cómo por la mañana el número de personas había aumentado minuto a minuto.

Muchos griegos acudieron a las protestas con pañuelos, gafas o máscaras para protegerse de los gases lacrimógenos de la policía. "No estamos en deuda con nadie, no vendemos y no pagamos", fue uno de los eslóganes más escuchados.

"No es una juventud indignada la de Grecia. Es una juventud rabiosa. Nos destruyeron nuestro presente y nuestro futuro". Están vendiendo a mi país. Aquí va a pasar lo mismo que en Argentina. El futuro en Grecia tiene color negro", contó Artemis Moscholia, empleada de 28 años.

Tratan de quemar un edificio

Por otra parte, manifestantes provistos con escaleras han conseguido irrumpir en la primera planta de un edificio de oficinas en la plaza Syntagma de Atenas, epicentro de las protestas contra el plan de austeridad del Gobierno heleno, y han intentado prenderle fuego, según testigos.

Unos 30 manifestantes entraron en el edificio, que alberga una sede del segundo principal prestamista a Grecia, Eurobank, en la planta baja. Todos ellos fueron expulsados por agentes antidisturbios que consiguieron impedir que incendiaran las oficinas, según los testigos. Previamente, algunos manifestantes habían atacado oficinas del Ministerio de Economía situadas en la plaza Syntagma, donde se encuentra la sede del Parlamento, en el que se estaba debatiendo el plan de austeridad del Gobierno.

El Parlamento, acordonado

Miles de policías acordonaron los alrededores del Parlamento para proteger el edificio y habilitaron un pasillo de seguridad para los diputados, pero eso no evitó que la sesión empezase con retraso por las dificultades de los legisladores para acceder al edificio. Otros retenes policiales se desplegaron en puntos cercanos a la plaza, desde donde trataron de identificar a manifestantes radicales y mantener despejadas las calles de acceso a la Cámara.

El centro de la capital presentaba un aspecto de devastación ya que los servicios municipales de limpieza, en huelga, no habian recogido los destrozos causados el martes en los enfrentamientos entre grupos radicales y la policía.

Imagen desoladora

Por otra parte, este miércoles se puede sentir aún el olor a quemado de los contenedores, lo que junto a los escaparates destrozados y las piedras diseminadas por el centro, entre grandes destrozos, ofrecían una imagen desoladora.

El voto sobre el programa de ajuste era crucial para que Grecia pudiera continuar recibiendo ayuda financiera internacional de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI). A mediodía, el Parlamento griego aprobó el plan de ajuste que garantiza los 12.000 millones de euros necesarios para evitar la bancarrota.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento