Caracol en Granada
El delegado de Medio Ambiente en Granada, Gerardo Sánchez, muestra la fotografía de un ejemplar vivo de "orculella bulgárica" (EFE)

CaracolPara garantizar la conservación de esta especie, localizada en un cañaveral de la depresión de Guadix, la Consejería de Medio Ambiente ha puesto en marcha un programa específico que se centrará en proteger su hábitat y en la búsqueda de nuevas poblaciones, así como en conocer su ciclo biológico, hasta ahora desconocido, según explicó Elena Espinosa, bióloga participante en el proyecto.

La población es muy pequeña y todavía no se conoce cuántos ejemplares la forman

"La población es muy pequeña y todavía no se conoce cuántos ejemplares la forman", apuntó Espinosa, que señaló que el caracol mide aproximadamente un centímetro y necesita de mucha humedad y de hábitats muy poco transformados para su supervivencia.

 

No había noticias suyas desde los 60

Explicó que la última constatación que se tenía de su existencia era la descripción hecha en los años 60 por un científico en la cercanías de Radomir (Bulgaria), "cita que no está confirmada y desde la que se creía que estaba extinguido".

"Este caracol vendrá a incrementar el más de 1,75 millones de especies catalogadas de invertebrados que hay en el mundo", subrayó Sánchez, quien apuntó que, para subsistir, esta especie debe hacer frente a "tremendas amenazas", como la destrucción y transformación de su hábitat en cultivos madereros o frutales.

Por su parte, Juan Rodríguez de Velasco, conservador del Parque Natural de Sierra Nevada, explicó que la especie encontrada en Granada se descubrió en 1915 y no se sabe cuantos años lleva habitando en la Tierra, a lo que añadió que estos seres son "bioindicadores", ya que indican que la situación del ecosistema "es buena".

NOTICIAS RELACIONADAS