Crisis en Grecia
El presidente griego, Carolos Papulias (derecha), con el primer ministro griego, Yorgos Papandréu, en Atenas. Maria Marogianni/ EFE

El primer ministro griego, el socialista Yorgos Papandréu, dijo este miércoles que está dispuesto a dimitir si ese paso permite crear un gobierno de unidad nacional con el partido opositor conservador Nueva Democracia, que exige su salida del Ejecutivo.

En los frecuentes contactos telefónicos mantenidos entre Papandréu y el líder conservador, Antonis Samarás, el propio primer ministro propuso retirarse del cargo para ser sustituido por "alguien de común acuerdo", según informaron en Atenas fuentes cercanas al jefe del Ejecutivo.

"Voy a seguir por el mismo camino. El camino del deber", ha dicho el todavía primer ministro

Estas declaraciones se producen después de que Samarás, el líder de Nueva Democracia, afirmase a la prensa helena que en un gobierno de unidad "Papandreu no podría ser el primer ministro". Las negociaciones se desarrollan mientras el país vive una nueva huelga general.

Remodelación de su Gobierno

Mientras llega esa decisión, Papandréu remodelará este jueves su Ejecutivo y se someterá a un voto de confianza del Parlamento, tras fracasar las conversaciones con las oposición conservadora para formar un gobierno de unidad nacional

"Voy a seguir por el mismo camino. El camino del deber, junto con el grupo parlamentario (socialista) y el Gobierno", afirmó el primer ministro sobre su determinación en aplicar las medidas de austeridad que salven al país de la quiebra, en un mensaje difundido por la televisión nacional griega.

A mitad de su mandato

Papandréu llegó al poder en octubre de 2009 con un mandato de cuatro años y hasta ahora se ha negado a adelantar las legislativas. Cuando el primer ministro socialista llegó al poder ese año descubrió que el déficit público era más del doble del que el Gobierno de Nueva Democracia había hecho público, pues alcanzó en 2009 el 15,4% del PIB.

Nueva Democracia exige para apoyar un gobierno de consenso que se renegocie el acuerdo alcanzado con la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI) hace un año para que Grecia recibiera un crédito de 110.000 millones de euros.

Estos contactos entre las dos mayores fuerzas políticas griegas se producen en un momento crucial en el que Grecia debe aprobar un segundo paquete de austeridad, con profundos recortes y mayores impuestos, para recibir ayuda externa, en especial un quinto tramo de 12.000 millones de euros previsto para julio.

Reformas a la Constitución

Según el entorno de Papandréu, en las negociaciones con la oposición se incluyen también "cambios estructurales necesarios, como la reforma de la Constitución". El resto de los partidos de oposición parlamentaria se han opuesto a colaborar con Papandréu.

Horas antes, con ocasión de una reunión con el presidente heleno, Carolos Papulias, en Atenas, el primer ministro instó a la oposición a lograr "un entendimiento nacional" para respaldar el paquete de medidas de austeridad exigido por la UE y el FMI.