El conseller de Economía y Hacienda en funciones, Carles Manera, ha informado que el nuevo Govern presidido por José Ramon Bauzá dispondrá de un 'margen de maniobra' de en torno a 700 millones de euros para emplear en lo que resta de año, de acuerdo con la situación presupuestaria que presenta la CAIB a fecha del 3 de junio.

Esta cifra procede del Presupuesto Prorrogado en 2011 y permitirá al futuro Ejecutivo autonómico continuar con la "gestión ordinaria" de la Comunidad, e incluye 375 millones de euros de nuevo endeudamiento contraído en el presente ejercicio.

Asimismo, el nuevo Govern dispondrá de 223 millones de euros de partidas no comprometidas (de libre disponibilidad), y otros 107 millones más procedentes de partidas con inicio de trámite (que son reversibles).

Así lo ha dado a conocer el conseller en funciones en rueda de prensa posterior al Consell de Govern extraordinario celebrado este miércoles, en el que ha aprobado la Cuenta General de la Comunidad Autónoma del ejercicio 2010.

De este modo, el nuevo endeudamiento en 2010 ascendió a 486,1 millones de euros, mientras que los derechos reconocidos (ingresos liquidados) se elevaron a 3.384,5 millones de euros, frente a los gastos realizados que se situaron en 3.865,5 millones. Este desfase entre gastos e ingresos se explica, según Manera, en el endeudamiento no autorizado por el Ministerio (120 millones) y en el gasto efectuado en Dependencia, Educación y Salud.

Aprobación de auditorias financieras "sin sorpresas"

Por otra parte, el Consell de Govern ha aprobado las auditorias financieras de los entes del sector público, a pesar de que generalmente se presentan a finales de julio. Es por ello, que Manera ha destacado la predisposición de "tenerlas listas" para que el Ejecutivo entrante las pueda consultar, como muestra de "total transparencia", ha aseverado.

Al respecto, ha adelantado que los "resultados de los informes son similares a las de años anteriores", y ha aclarado que "no hay elementos que pueden generar sorpresas".

Deuda acumulada

El conseller saliente ha informado de que la deuda pública contraída en esta legislatura asciende a 4.064 millones de euros, más del doble de la que se encontró el Govern de Francesc Antich en 2007, que ascendía 1.798 millones de euros; incremento que el conseller ha achacado a la reducción del en torno al 30% de los ingresos a las arcas públicas (en relación a la legislatura anterior) y al aumento de gasto que ha tenido que hacer el Ejecutivo debido a la crisis.

Cabe señalar, que a la deuda acumulada reconocida por el Banco de España de 4.064 millones de euros hay que sumar otros 600 millones correspondientes a las empresas públicas que no consolidan deuda a efectos de contabilidad nacional.

Manera ha remarcado que con la exposición de estas cifras ha querido ser "absolutamente claro y transparente" con las cuentas que deja al próximo Ejecutivo, y ha insistido en que ahora corresponde al PP tomar las decisiones que considere "oportunas", algo que no va a ser "fácil", ha advertido, teniendo en cuenta la difícil situación económica en la que se encuentra la comunidad.

Con todo, ha considerado que el remanente económico del que dispondrá el Ejecutivo de Bauzá para poder operar es "importante", teniendo en cuenta que nos encontramos a mitad de año.

Objetivo del plan saneamiento cumplido

Asimismo, ha destacado la actuación respecto al ajuste de déficit de la CCAA, y ha confirmado que las cuentas públicas se han ajustado al objetivo marcado del 1,3% sobre el PIB en Baleares, según los requerimientos de Ecofin (375 millones de euros). "El nuevo Govern puede seguir negociando, o puede elaborar otro nuevo Plan. Yo sugiero que continúen con el mismo, teniendo en cuenta lo que ha costado cumplirlo", ha añadido al respecto.

Dificultades en la tesorería

Por último, ha constatado las problemas de la Tesorería que, según ha reconocido, está provocando retrasos en los pagos a proveedores debido, principalmente, a los incumplimientos del Estado y a las restricción generalizada del crédito, una situación, que ha remarcado el conseller en funciones, es generalizada en el resto de Comunidades Autónomas.

A ello hay que sumar que "el Plan de Saneamiento está pendiente de aprobarse y que los ingresos reales previstos son inferiores a los presupuestados" debido a la situación económica de crisis vivida en 2009 y 2010", ha apostillado.