El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), Miguel Martín, ha advertido de que España tiene una "capacidad limitada" de apoyo a la reestructuración de las cajas de ahorros porque ha de atender al cumplimiento del objetivo del déficit, y apostó por que el dinero público se destine solo a entidades viables.

Martín, que participaba en unas jornadas de la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) en Santander, matizó que lo más relevante no es la cantidad de recursos públicos que destinarán finalmente al sistema financiero, sino garantizar que éstos se emplean correctamente.

El presidente de la AEB argumentó que el éxito de la reestructuración de las cajas se medirá por la creación de empresas fuertes, rentables, con capacidad de acceder y competir en los mercados, así como de sanear sus balances y capacidad instalada. "Cualquier euro que no consiga eso es un despilfarro y un desastre", enfatizó.

Martín recalcó que las cajas de ahorros tienen la posibilidad de disponer de "la generosidad" de los recursos públicos del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), así como de acceder al capital privado en los mercados, y que estas entidades "son responsables de su propio futuro".

"No hay que hablar de cajas como conjunto homogéneo, porque ya no lo son, sino de cada proyecto, y cada uno debe dar la cara y decir cómo resuelve sus problemas", apostó el presidente de la AEB.

Martín se mostró partidario de apoyar el proceso de reestructuración de las cajas de ahorros, "que está muy avanzado", y también de exigir, en su caso, las responsabilidades correspondientes.

Según defendió, el capital público no debería dilatar el proceso de reestructuración de cajas de ahorros y prolongar la existencia de entidades inviables, y "hay un peligro de que sea así".

En este escenario, animó a las cajas a seguir adelante con su proceso de reestructuración y confió en que se analice cada proyecto en marcha. En este sentido, Martín abogó por que "no se genere una banca pública como un subproducto indeseado de un proceso mal terminado".

Asimismo, advirtió de que el capital público mal empleado perjudica la solvencia del Estado y el 'rating' soberano de España. "Los que lo usan deben ser muy conscientes de para qué proyecto" es, arguyó Martín. El capital público en las entidades financieras genera ventajas en las débiles sobre las fuertes, "lo que puede tener sentido, pero hay que decir qué sentido", sostuvo.

Salidas a bolsa.

Sobre las cajas que prevén salir a Bolsa para captar capital privado, entre las que figuran Bankia y Banca Cívica, Martín eludió referirse a proyectos en concreto, pero les deseó lo mejor. "Creo que efectivamente tienen posibilidades de hacerlo muy bien", opinó al ser preguntado al respecto.

No obstante, durante su intervención apuntó que el capital privado no está disponible en los mercados debido a su concepción sobre España, por lo que insistió en la necesidad de recuperar la confianza de los inversores.

"Ese 'riesgo España' hay que conseguir que desaparezca y se haga positivo. Que España vuelva a traer inversión extranjera. Es anormal que no atraiga capital. Tenemos que crear las condiciones para que exista capital privado, hay que generar confianza", abogó.

Minutos después, el presidente de la AEB matizó que existe un exceso de liquidez mundial, pero que el capital se está yendo a los países emerrgentes. "Que vengan aquí y compren cajas de ahorros", deseó.

Respecto a si existen cajas de ahorros inviables en la actualidad, Martín especificó que "ahora hay cajas que necesitan ayuda" y apostó por que los recursos públicos se destinen exclusivamente a las viables.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.