Ecologistes en Acció ha asegurado que la calidad del aire de la ciudad de Valencia "sigue sin cumplir" las recomendaciones de valores límite marcados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y que el Ayuntamiento "no está adoptando las medidas necesarias para reducir este grave problema", provocado principalmente por el tráfico, que está considerado como "principal contaminador".

Así lo indica en su informe sobre la calidad del aire en la ciudad de Valencia y su área metropolitana durante 2010, que ha hecho público este domingo, y en el que utiliza datos procedentes de los que facilita la Administración autonómica a partir de sus redes de medición de la contaminación.

Según ha resaltado la entidad ecologista en un comunicado, la principal conclusión es "rotunda" y apunta a que "se pongan donde se pongan las estaciones, no hay manera de esconder la contaminación que sufre la ciudad a causa de su intenso tráfico". Los contaminantes más problemáticos son el dióxido de nitrógeno, las partículas en suspensión y el ozono troposférico, mientras que el principal contaminador es el tráfico.

Ecologistas en Acción ha indicado que, para el dióxido de nitrógeno (NO2), el valor límite anual de contaminación para la protección de la salud humana está fijado en 40 microgramos/metro cúbico de concentración media anual y tres de las seis estaciones que miden este contaminante en la ciudad "rebasaron el valor límite anual": Pista de Silla, con un valor medio anual de 44,44 microgramos por metro cúbico; Linares, con 70,27 y Bulevard Sud, con 42,72.

Según la organización, el contaminante más perjudicial son las partículas en suspensión PM10 y PM2, 5. En este caso, el valor medio anual de la red alcanzó los 20,8 microgramos/m3, con lo que superó el valor límite anual recomendado por la OMS (fijado en 20). Estaciones como Viveros con 21,85 microgramos/m3; de la Politècnica, con 20,90 y la Bulervard Sud con 29,25, superaron la media.

En cuanto al ozono troposférico (O3), un potente agente oxidante que se forma en la troposfera (la capa de la atmósfera más cercana a la superficie terrestre) mediante una compleja serie de reacciones fotoquímicas en las que participan la radiación solar, el dióxido de nitrógeno, el monóxido de carbono, el metano y los compuestos orgánicos volátiles, de las ocho estaciones operativas ubicadas en la ciudad de Valencia y su área metropolitana, seis sobrepasaron "reiterativamente" el umbral de protección de la salud recomendado por la OMS.

Asimismo, como resultados "relevantes" de este estudio afirma que la política de información a la población por parte de las administraciones públicas "no es correcta" porque no se difunde "de forma rápida y a gran escala" y que los días de la semana fallera la combustión del poliestireno, material básico que componen los monumentos falleros, y la quema del material pirotécnico de los fuegos artificiales y mascletas "empeoran aún más la calidad del aire en la ciudad".

"giro muy negativo"

Según Ecologistes en Acció, en 2002 el Ayuntamiento inició "con la eliminación de la estación de Nazaret, un giro muy negativo en el control de la calidad del aire" aunque fue en 2005, "con la eliminación de diez estaciones sin ninguna justificación normativa, cuando se produce una agresión al medio ambiente y a la salud de la ciudadanía".

En esta línea, el informe resalta que en 2002 el Ayuntamiento inició el traslado "paulatino" de estaciones "que arrojaban los peores registros de contaminación atmosférica en la ciudad de Valencia a otras zonas del extrarradio con menor tráfico para enmascarar la polución real que sufre la ciudadanía".

El informe también destaca como relevante la "ausencia de un Plan de Mejora de la Calidad del Aire y de Planes de Acción para reducir esta contaminación en la ciudad de Valencia y su área metropolitana, planes que están las administraciones obligadas a tenerlos por la normativa actual sobre la calidad del aire".

La entidad ha subrayado que las condiciones durante 2010 "eran muy buenas por menor uso de los automóviles y la reducción del consumo de combustibles ocasionados por la crisis económica, como para, si hubiera habido voluntad por parte del Gobierno municipal, conseguir reducir los límites de contaminación a niveles tolerables".

Ecologistes en Acció de València ha insistido en que la contaminación del aire es un "asunto muy grave" ya que el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino cifra en 16.000 el número de muertes prematuras anuales en el Estado español, mientras que la Comisión Europea calcula que 400.000 personas fallecen en la Unión Europea dcada año por esta misma causa y, a pesar de ello, "las administraciones no están tomando las medidas necesarias para solucionarlo".

Para la organización, "las principales vías de actuación para reducir la contaminación del aire pasan por la disminución del tráfico motorizado, la reducción de la necesidad de movilidad y la potenciación del transporte público (en especial el eléctrico), además de dar facilidades a los medios no motorizados en las ciudades".

Consulta aquí más noticias de Valencia.