El cambio climático provocará extinciones locales de algunos vertebrados en los Picos de Europa, según advierte un informe que ha elaborado por el Observatorio de Sostenibilidad de España, dependiente de la Fundación Biodiversidad.

Bajo el título 'Biodiversidad en España. Base de la sostenibilidad ante el cambio global', este informe alerta de que el cambio climático provocará que el 13 por ciento de la superficie del país pierda sus condiciones favorables para los vertebrados.

Además de en los Picos de Europa, que se extienden por Cantabria, Asturias y Castilla y León, alerta de otras extinciones locales de vertebrados en otras zonas del Sistema Central, Sierra Morena, las serranías de Cádiz y áreas entre el País Vasco y Navarra o del norte de Zamora.

Por otra parte, el informe, de casi 500 páginas, señala que Cantabria es la quinta comunidad autónoma de España con menos grado de incumplimiento a la hora de elaborar sus planes para las especies animales catalogadas.

Sin contar las especies consideradas de interés especial, el Observatorio de Sostenibilidad de España establece que Cantabria ha aprobado uno de los 61 planes que debe elaborar, lo que supone el 1,6% en grado de cumplimiento.

De los planes pendientes, todos salvo el Plan de Recuperación del Oso Pardo, que es el único aprobado en Cantabria, 25 deben de ser para invertebrados, veinte para mamíferos, doce para aves, dos para peces y otros tantos para anfibios.

Sólo Andalucía, Madrid y Murcia, que no han aprobado ningún plan, y Galicia, que al igual que Cantabria sólo han sacado el Plan de Recuperación del Oso Pardo, ocupan puestos más bajos en grado de cumplimiento.

Causas de la pérdida de biodiversidad

Por otra parte, este estudio indica que el cambio global o cambio climático, los cambios en el uso del suelo, los incendios forestales, la introducción de especies exóticas invasoras, la sobreexplotación de los recursos y la fragmentación y destrucción de ecosistemas son las principales causas de la pérdida de biodiversidad en España, según ha explicado el director ejecutivo del Observatorio de la Sostenibilidad en España (OSE), Luis Jiménez Herrero.

Durante la presentación, Jiménez ha advertido de que la artificialización del suelo en España, uno de los motivos de los cambios en su uso, se considera "como la mayor amenaza que sufre la biodiversidad". En este sentido, ha concretado que "entre 1987 y 2006 ha aumentado en un 51,9 por ciento la superficie de suelo que ha sido artificializada y que un 20 por ciento de las nuevas superficies artificiales se ha construido sobre bosques".

Además, ha comentado que el cambio climático "afectará a muchas especies, como a los robledales y a los alcornoques" y que "se ha perdido un 13 por ciento de las condiciones climáticas favorables en zonas como el País Vasco". En lo referido a los incendios forestales, Jiménez ha advertido de que, según se desprende del informe, estos siniestros "aumentarán en el cuadrante suroccidental de la Península".

También ha defendido la necesidad de promover las técnicas agrarias y de cultivo tradicionales y de crear áreas protegidas adicionales para vertebrados e invertebrados. A su vez, ha asegurado que los servicios que ofrecen los ecosistemas "son fundamentales para el bienestar humano" y ha recalcado la importancia de los ecosistemas forestales, que "no sólo son proveedores de madera, sino que también absorben CO2".

Jiménez, que ha añadido que este octavo informe temático que elabora el OSE está dividido en siete capítulos, ha defendido el valor del legado que tiene la biodiversidad para las generaciones futuras y que es necesario "asociar los costes de la pérdida de la biodiversidad y los beneficios que se obtienen de los servicios que ofrece desde el punto de vista económico". A su vez, el trabajo recalca que "la pesca de arrastre es altamente perjudicial para la biodiversidad marina" y que 6 de los 26 humedales existentes en España están en un estado "preocupante".

Además, ha detallado que el informe propone una serie de propuestas para proteger la biodiversidad en España, como el refuerzo de los mecanismos de protección existentes en la actualidad; una mejor gestión en la prevención de los incendios forestales; reconocer el papel económico de la biodiversidad por parte de las políticas públicas; o desarrollar una Contabilidad ambiental y económica integrada.

Aumento de la pérdida de biodiversidad

Por su parte, el director general de Medio Natural y Política Forestal, José Jiménez, ha recordado que según datos de un informe de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), el ritmo de pérdida de biodiversidad y de especies a nivel mundial es entre 100 y 1.000 veces superior al ritmo natural, aunque ha añadido que "el entomólogo Edward O. Wilson vaticinó que en la actualidad el dato sería incluso de hasta 100.000 veces más". "Nos encaminamos hacia una pérdida de biodiversidad muy grave", ha advertido.

Por otro lado, el director general de este organismo dependiente del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) ha anunciado que "en menos de un mes estará disponible en la web del MARM información sobre un Proyecto de Real Decreto sobre especies exóticas, una de las disposiciones normativas a las que obliga la Ley 42/2007, del Patrimonio Natural de la Biodiversidad".

También ha apuntado que "el número de ejemplares de aves agrarias como las calandrias o las alondras está disminuyendo, mientras que aumentan los de aves ligadas a los bosques como el buitre negro debido al aumento de la superficie boscosa". "Lo que tiene valor es encontrar el equilibrio", ha añadido.

Finalmente, ha señalado que, según los datos del Banco Mundial, 1.600 millones de personas viven directamente de los bosques, por lo que "no cuidar los bosques sería catastrófico para estas personas". A su vez, ha asegurado que el cuidado de la biodiversidad "es absolutamente clave para lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.