Una empresa de transporte murciana, que ha preferido mantener el anonimato, cuenta con un total de cinco camiones cargados de fresa que tenían como destino el mercado ruso y que se encuentran afectados por el cierre de fronteras ordenado por este país, según informaron a Europa Press fuentes de la compañía.

En concreto, entre dos y tres camiones de la empresa se encuentran retenidos en Rusia, y el resto no han podido pasar la frontera y se encuentran en Lituania o han vuelto a Bélgica, donde otros compradores han aceptado el cargamento a un precio inferior al que hubieran alcanzado en su destino original.

Rusia cerró sus fronteras el domingo por la tarde, cuando la empresa murciana ya tenía su cargamento de camino, por lo que los camiones se quedaron "entre Pinto y Valdemoro", según el responsable, quien ha dicho no tener una evaluación de las pérdidas, ya que su montante "depende de muchos factores", aunque ha reconocido que son "importantes".

En concreto, el comunicado de la Federación Rusa salió el 3 de junio, pero ni las empresas ni sus clientes se enteraron de ello hasta el domingo. De lo contrario, el portavoz añade que no hubieran enviado el cargamento.

Tras el cierre de la frontera, la empresa murciana espera salir de esta situación "lo mejor posible" y sacar los camiones de Rusia o introducirlos "si es posible". "A nosotros nos da igual, lo que no puede ser es que la mercancía se quede allí parada y estemos perdiendo el tiempo", añade.

En este sentido, ha dicho estar a la espera y buscando una solución, pero ha lamentado que los clientes en Rusia "no cogen el teléfono". Además, ha criticado que la Administración española "no se pone de acuerdo con los rusos y la fresa se pudre en el camión, sin poder entrar a Rusia".

Al respecto, ha criticado el nulo apoyo por parte de la Administración nacional, que "se supone que está negociando con Rusia". Sin embargo, ha criticado que la demora "provoca pérdidas porque la fresa tiene una vida comercial mucho más limitada que otras cosas", lo que ha considerado "lo que faltaba" a una campaña "muy dura".

Además, la empresa murciana ha comprobado que los pedidos para Alemania "han sido mucho más flojos desde la semana pasada" y ha explicado que las repercusiones también afectan a otras empresas españolas. Por ejemplo, ha señalado que hay una empresa valenciana con un cargamento de arándanos en camino que también ha tenido que ser desviado.

Consulta aquí más noticias de Murcia.