El alcalde en funciones de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, ve "incomprensible" la imputación del concejal electo de IU y exvicepresidente de Mercasevilla, Antonio Rodrigo Torrijos, en el caso de la venta de los suelos del mercado central y critica la utilización "artera" que a su juicio se ha hecho de la justicia en los últimos años.

En una entrevista con la cadena SER recogida por Europa Press, Sánchez Monteseirín ha lamentado la judicialización de la vida política. "No digo que se haya hecho con mala intención por parte de ningún responsable judicial, pero se ha utilizado e instrumentalizado la justicia de manera artera durante todo este tiempo", explica.

Así, considera que el hecho de que Torrijos esté imputado "porque cree que la subasta no es el único ni el mejor procedimiento para la enajenación o venta de unos suelos, es incomprensible", ya que argumenta que "tan legal es una subasta como un concurso teniendo en cuenta otras circunstancias que tienen que ver con no generar especulación urbanística como consecuencia de la venta de un bien público". En este sentido, insiste en que "cualquiera de las fórmulas es perfectamente legal".

Por otro lado, en cuanto a la reunión de este martes con el alcalde electo, Juan Ignacio Zoido, ha señalado que ha sido un encuentro "bastante cordial y, sobre todo, bastante útil" y ha anunciado que ha encargado al interventor y al secretario municipal "para que documentalmente tenga información sobre el patrimonio municipal, con total y absoluta transparencia, qué recursos hay, presupuesto, liquidación".

De este modo, ha insistido en que su intención es que el nuevo alcalde cuente con "los datos suficiente para que se haga de manera inmediata una idea sobre la situación que tiene el Ayuntamiento de Sevilla, que como todos tiene muchas dificultades, pero que es de los menos endeudados".

Asimismo, ha manifestado su "absoluta disposición" a Zoido para resolver cualquier duda y ha añadido que se está llevando a cabo un "traspaso de poder tranquilo, sin conflicto ni roce, porque no hay razón". En cuanto a la propuesta del primer edil electo de llevar a cabo una auditoría, no cree que sea necesario: "eso queda muy bien decirlo, pero el auditor permanente del Ayuntamiento es el interventor, no son necesarias, pero si en un momento determinado se quieren dedicar recursos públicos extraordinarios tal y como está la cosa en hacer algo que no es necesario no tengo ningún problema".

Con respecto a las primeras decisiones del nuevo gobierno, considera que "lo que hará es una faena de maquillaje, cuatro cosas para contentar a esos que en un momento determinado lo han promocionado, pero es muy difícil dar marcha atrás en algo que ya no pertenece al alcalde saliente ni al PSOE, ya lo ha hecho suyo la ciudad y los ciudadanos no van a dejar que se les quite algo que ha sido construido con mucho esfuerzo y ha sido abrazado incluso por las personas que podían ser más escépticas".

De otro lado, en lo que se refiere a los resultados electorales, admite que creía que la situación iba a estar más "equilibrada" y asegura que "si ha habido un desequilibrio tan rotundo ha sido por la situación económica del país, porque los ciudadanos están más preocupados e inquietos por el paro, por su situación económica, y culpan al gobierno de cada país, por eso han castigado al PSOE, igual que en Francia o Italia castigan al partido de gobierno".

No obstante, reconoce que también ha podido influir el "desgaste" del gobierno municipal o "errores que se hayan podido cometer en doce años, que dan para muchas cosas", por los que ha querido pedir "disculpas". En esta línea, ha agregado que "se podían haber hecho las cosas de otra manera" con asuntos tales como el Plan de Aparcamientos para residentes. "No lo hemos hecho bien, nos hemos equivocado, pero no por acción, sino por omisión", admite Monteseirín, quien insiste en que ésa es la "clave" tanto de sus aciertos como de sus errores.

Por otro lado, ha recordado que propuso "otra fórmula" para su relevo tras anunciar que no optaría a la reelección en las pasadas elecciones municipales, pero "se prefirió otro camino", aunque cree que "eso ya hay que dejarlo atrás, el candidato Juan Espadas ha hecho un magnífico trabajo, es un magnífico candidato y hubiera sido un magnífico alcalde, pero las cosas no han salido bien".

"mirar al futuro" tras el "palo" electoral

Por tanto, apuesta por "mirar hacia delante y hacia el futuro e intentar recuperar la confianza de los ciudadanos en la próxima convocatoria electoral", pese al "palo", porque "los resultados no han sido en absoluto los esperados", y reitera que "tras un tiempo para reflexionar sobre lo ha ocurrido hay que ponerse inmediatamente las pilas porque dentro de poco hay una nueva cita con las urnas y hay que hacer lo que hace siempre el PSOE, este partido sabe salir de las situaciones complicadas y lo va a volver a hacer de la mano de Alfredo Pérez Rubalcaba".

Por último, ha confirmado que no asistirá al Pleno de investidura de Juan Ignacio Zoido. "No tengo ningún papel allí, voy a convocar el Pleno a la hora que me han pedido y mi función allí es ninguna, en ese momento dejo de ser alcalde y lo he hablado con Zoido y con Espadas y lo entienden", concluye Monteseirín, quien considera que en dicha sesión plenaria, con la que dice no tener ya ninguna obligación, "el protagonismo lo adquiera quien lo tiene que adquirir".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.