El ministro de Fomento, José Blanco, ha anunciado este miércoles en el Congreso que su Departamento trabaja en un plan de mejora de la calidad del servicio aeroportuario de cara al verano, cuyas medidas terminará de implantar el 30 de junio.

El objetivo de estas medidas es "incrementar la eficiencia y racionalidad de los recursos", siguiendo las recomendaciones de la auditoría de Eurocontrol solicitada por AENA como parte del acuerdo pactado con los controladores.

Entre estas medidas figuran incrementar la capacidad de los sectores más sobrecargados, continuar con las mejoras de coordinación civil y militar, adecuar los recursos a la demanda y reconfigurar la estructura de supervisión para aumentar la capacidad de control.

Blanco explicó que hará público el documento que recoge todas estas medidas y avanzó que también se creará una Mesa de Trabajo para fijar criterios de mejora en la calidad del servicio entre gestores, proveedores, compañías aéreas y agentes implicados.

Tras reconocer que durante los dos últimos meses la puntualidad en determinados vuelos "no ha sido la óptima", Blanco insistió en que más de la mitad de los retrasos registrados abril son imputables a las compañías aéreas, mientras que lo son en un 25% AENA, según Eurocontrol, y que en ello influyen también factores como las cenizas volcánicas, la climatología.

"Esto no quiere decir que no asumamos nuestra parte de responsabilidad", afirmó, para insistir en que en la prestación del servicio intervienen también empresas de 'handling', operadores aeroportuarios y las aerolíneas, todos ellos "con su cuota de responsabilidad".

Aena responsable del 16%

De los retrasos en barajas.

El titular de Fomento fue más allá al señalar que "el proceso de reestructuración interna de algunos operadores está teniendo un impacto importante" en las demoras. Así, apuntó que en una misma terminal, con el mismo sistema de control, la diferencia en el nivel de puntualidad es de hasta un 20% con respecto al conjunto de la red y que en algunos casos llegan incluso al 40%.

De hecho, aseguró que AENA solo fue responsable del 16% de los retrasos registrados en mayo en el aeropuerto de Madrid-Barajas, dato que pone de manifiesto "lo injusto y carente de rigor" atribuir la responsabilidad de los retrasos solo al control aéreo. "Con la misma torre y el mismo sistema de control, algunas compañías tienen un nivel de puntualidad del 47% y otras del 72%", apuntó.

Blanco reprochó igualmente al PP que achaque estas incidencias a la falta de personal y recordó que en este año se han formado 83 nuevos controladores y se han otorgado a 46 nuevos alumnos las licencias necesarias para control en torre.

Asimismo, indicó que el calendario para la liberalización de las 13 torres avanza según lo previsto, de forma que los primeros proveedores prestarán sus servicios de control a principios de 2012, lo que permitirá afrontar los incrementos de tráfico previstos con hasta 200 controladores, que quedarán liberados cuando finalice este proceso.

Con las reformas emprendidas por el Ejecutivo, indicó que la productividad por controlador y hora se ha incrementado un 16%, con un incremento del tráfico aéreo del 8,5% en los cinco primeros meses y un aumento de los 'slots' para verano del 7%.

Con todo, defendió que la demora media por vuelo es de 1,75 minutos y que la media de puntualidad hasta mayo es del 77,3%. Además, indicó que el nivel medio de puntualidad registrado en los años del actual Gobierno alcanza el 76%, cinco puntos por encima de la media de los años de gobierno del PP, con un promedio de puntualidad del 71%.

Por todo ello, Blanco apeló al sentido de responsabilidad del partido de la oposición para que "no genere alarma" y no utilice como argumentos "que faltan controladores o no se toman decisiones". "Trabajamos y seguimos trabajando para un sector vital para la economía", defendió.

El pp culpa a fomento.

Por su parte, el portavoz de Fomento del PP, Andrés Ayala, aseguró que la falta de controladores es "un secreto a voces" y la falta de plantilla "es una realidad incontestable", como lo demuestra el hecho de que de forma "permanente" se estén cerrando sectores del Centro de Control de Madrid, ubicado en Torrejón de Ardoz.

En estos términos, responsabilizó al titular de Fomento de "improvisar" y de su gestión a la vista de los "preocupantes" datos que arroja Eurocontrol en su último informe, en el que 19 de las 29 rutas con más retrasos en Europa tiene como origen o destino España y en el que hasta mayo los aeropuertos españoles acumularon más de un millón de minutos de retraso, un 66% más que en el mismo periodo del año anterior.

"Demoras las sufrimos todos pero se ponen negro sobre blanco cuando más del 40% de las llegadas sufren retrasos superiores al 15 minutos y se multiplica por 300% el retraso en ruta en Barajas, en un 500% en el área de Barcelona", lamentó.

Para el PP, detrás de todo esto hay "falta de coordinación, maquillaje —acusó al Ejecutivo de engordar en 108 controladores los datos que facilita a Eurocontrol— y mala gestión", un funcionamiento "desastroso" que traslada una perjudicial imagen de España, y ligado además a una privatización "absolutamente inconveniente y mal planificada" como la liberalización de las 13 primeras torres.

Por ello, incidió en pedir al Ejecutivo que detalle qué medidas va a adoptar para "minimizar" los actuales retrasos a las puertas del verano.