José María Íñigo: "No puede ser que alguien como Belén Esteban sea la reina de la televisión"

  • El presentador cree que el nivel de calidad de la televisión se ha rebajado mucho.
  • Cree que la industria discográfica debe cambiar y readaptarse tomando medidas como reducir drásticamente el precio de las canciones.
  • A finales de junio recibirá el Premio Toda Una Vida 2011 de la Academia de Televisión.
El periodista José María Íñigo, uno de los presentadores habituales del festival de Eurovisión y programas musicales.
El periodista José María Íñigo, uno de los presentadores habituales del festival de Eurovisión y programas musicales.
Javier Herráez / EFE

El presentador José María Íñigo, que a finales de junio recibirá el Premio Toda Una Vida 2011 de la Academia de Televisión, opina que no puede ser que alguien como Belén Esteban, ex compañera sentimental del torero Jesulín de Ubrique, "sea la reina de la televisión". Después de hacerse publico que ha sido distinguido con dicho galardón, Íñigo comentaba que el éxito de Esteban, quien participa en el espacio Sálvame de Telecinco, es algo "inconcebible".

Tras más de 50 años en la profesión, Íñigo considera que el nivel de calidad de la televisión se ha rebajado "considerablemente" ya que lo único que interesa es el éxito "inmediato", algo que dan los productos de baja calidad. "Se va a la rentabilidad máxima y entonces no hay espacio para programas de gran calidad salvo la ficción española. Se ve que falta talento en los programas", explica Íñigo en su conversación.

Además cree que si a la audiencia la alimentas bien, se acaba acostumbrando a lo bueno y si le das "porquería, come porquería tal y como estamos viendo". Para el famoso presentador, en la actualidad en la televisión "faltan programas en los que se pueda entrevistar a personas importantes" y considera que si la gente tiene algo interesante que decir y alguien sabe sacarselo sería un éxito.

Nacido en Bilbao el 4 de junio de 1942, Íñigo comenzó a trabajar en Radio Bilbao con 15 años, para pasar después a Radio Popular, al diario La Gaceta del Norte y Agencia Efe. Colaboró desde la BBC con programas musicales en la Cadena Ser y ya en Madrid se dedicó completamente a la música con programas de radio como "El Musiquero", "El Gran Musical" o "Los 40 principales", que puso en marcha.

A partir de 1968 comenzó a trabajar en TVE, donde realizaría programas tan populares como "Ritmo 70", "Hoy 14.15", "Estudio Abierto", "Directísimo" o "Fantástico". Con una extensa trayectoria que incluye trabajos en cadenas como Telecinco y Antena 3, Íñigo también ha realizado apariciones en películas como "Un, dos, tres, al escondite inglés" o "Muertos de risa".

Con mucho trabajo por delante

Íñigo, que recibirá el Premio Toda una Vida 2011 como reconocimiento a una trayectoria profesional ligada al medio televisivo, cree que espacios de entrevistas como los suyos podrían funcionar, adaptados, hoy en día. En este sentido, no duda en apuntar que "Directisimo" o "Estudio Abierto" son sus niños mimados: "los veía todo el mundo en ellos salía gente que tenía algo que decir interesante".

En relación al premio insiste en que se trata de un galardón a toda una vida profesional, "hasta aquí". "Hay que ir preparando otro premio para toda una vida de aquí en adelante", repite Íñigo quien no quiere que el galardón tenga "algo de 'jubilatorio'".

En la actualidad participa en el espacio matinal radiofónico de fin de semana "No es un día cualquiera", que dirige y presenta en RNE Pepa Fernández.

Además, acaba de presentar para TVE la última edición del festival de Eurovisión, ha terminado en la televisión de Castilla-La Mancha el programa "Un beso y una flor" y se encuentra inmerso en un libro de cocina, además de tener revistas dedicadas al sector del turismo, la gastronomía y el vino.

"No tengo tiempo para aburrirme", afirma el flamante premiado, quien recientemente ha editado el último de los discos-libros que ha llevado a cabo con José Ramón Pardo sobre el pop y el rock, y que se encuentra en lo alto de las listas de éxito. En este sentido y en relación al actual negocio de la música, opina que antes había que vender más de medio millón de ejemplares para estar arriba, "hoy con 10.000 ejemplares eres capitán general".

Por último, opina que el negocio de la música es un "desastre" y que ha cambiado mucho; algo de lo que se deberían de dar cuenta las compañías discográficas. "Hay que vender las canciones mucho más baratas. No se puede vender una canción a un euro, hay que hacerlo a veinte céntimos para que se vendan millones a 20 céntimos, en lugar de decenas de miles a un euro", concluye.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento