Los manuscritos iluminados de la Edad Media testimonian el nacimiento de la cultura del vestir

  • La Biblioteca Museo Morgan de Nueva York reune más de 50 piezas medievales que ilustran la importancia de la vestimenta en la época.
  • Los ilustradores usaban códigos para identificar las figuras notables en escenas que mostraban a nobles, mitos y figuras religiosas.
  • La exposición analiza las prendas más populares y las innovaciones técnicas.
Ilustración de Narciso enamorado de su reflejo, fechada entre 1340 y 1350, del poema francés 'Roman de la Rose'.
Ilustración de Narciso enamorado de su reflejo, fechada entre 1340 y 1350, del poema francés 'Roman de la Rose'.
Guillaume de Lorris y Jean de Meun - Pierpont Morgan Library

En plena Baja Edad Media (de los siglos XI al XV), doscientos años antes del Renacimiento, la moda empezó a cambiar con una rapidez inusitada hasta ese momento. La ropa y sus tendencias se modificaban de una década a la siguiente. Estaban naciendo la cultura del vestir y sus connotacciones sociales y económicas.

Las costumbres sociales; las influencias culturales y políticas como la Guerra de los Cien Años (1337-1453) que enfrentaba a Inglaterra y Francia; la ocupación de París por los ingleses en 1420... La mezcla producida por acontecimientos drásticos se notaba en el vestido y los ilustradores medievales, sin proponérselo, documentaron esta evolución en sus manuscritos.

El paso de la  ropa holgada a la ajustada

Illuminating Fashion: Dress in the Art of Medieval France and the Netherlands (Moda iluminada: el vestido en el arte medieval francés y holandés) es la nueva exposición de la Biblioteca Museo Morgan de Nueva York.

Se trata de una colección de ilustraciones medievales que muestran la trayectoria de la moda de las clases privilegiadas de la Baja Edad Media.

La muestra reune más de 50 manuscritos iluminados: escritos que van acompañados de ilustraciones de vivos colores, plata o pan de oro, letras capitales elaboradas, bordes y miniaturas.  Además, se han elaborado para la ocasión cuatro réplicas reales de modelos que aparecen en los dibujos.

Los protagonistas de las escenas son nobles, personajes bíblicos y mitológicos, a los que se debía ensalzar con las más excelsas prendas.

La exposición pone énfasis en el código que utilizaban los artistas medievales para identificar a las figuras de importancia. A veces incluso inventaban diseños, prendas que no existían. La ropa era de importancia social y también el lenguaje visual que comunicaba: los valores y la moral de los retratados.

Para observar con más claridad la delicada progresión, Illuminating Fashion se divide en ocho secciones. El recorrido comienza con el periodo que va del año 1330 al 1350. Los manuscritos ilustran el paso de la ropa holgada a las prendas ajustadas para mujeres y hombres, lo que aumentó el número de botones. El avance en el corte y la confección tuvo mucho que ver en la innovación.

Cinturas de avispa, tocados exagerados con dos cuernos y velo, mangas bulbosas, sombreros de ala baja, la visión de la moda en los misales como metáfora del mundo material y del derroche... La exposición analiza con detalle el vestido de una época adusta en que las comodidades estaban por llegar, pero que contaba con un pequeño lugar reservado para el lujo y la presunción.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento