La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Valencia ha condenado a un hombre a cumplir ocho meses de prisión tras quebrantar una orden de alejamiento hacia su mujer dictada en 2008, al desestimar el recurso de apelación interpuesto por el acusado en el que alegaba el consentimiento de la víctima al acercamiento.

En la sentencia, de fecha 13 de mayo de 2011, los magistrados ratifican la sentencia del Juzgado de lo Penal número 17 de Valencia y consideran hechos probados que el condenado, que tenía una orden de alejamiento respecto de su pareja de 500 metros como mínimo, acudió en la noche del 23 al 24 de junio de 2009 al apartamento situado en Oropesa del Mar (Castellón) en el que se encontraban la mujer y sus hijos menores.

Por estos hechos, el acusado fue condenado a ocho meses de prisión en noviembre de 2010 y presentó un recurso de apelación basado en el consentimiento de la víctima y en la existencia de un escrito en el que se solicitaba la revocación de la sentencia.

Ante estas alegaciones, los magistrados de la Audiencia Provincial consideran que este tipo de situaciones en las que "aún contando con la aceptación de la protegida, se quebrante no una medida de seguridad, sino una pena ya impuesta y cuyo cumplimiento no es disponible por nadie, ni aún tan siquiera por la propia víctima" no pueden dejar sin efecto el cumplimiento de la sentencia condenatoria.

Además, insiste en que la jurisprudencia existente al respecto "impide que las partes puedan disponer a su interés y reanudar la convivencia, siendo irrelevante el consentimiento de la víctima a fin de eludir la orden de protección".

Consulta aquí más noticias de Valencia.