La empresa de transporte MRW trasladará 250 kilos de alimentos donados en su mayoría por los trabajadores de la Sociedad de Gestión Pública de Extremadura (GPEX) a los afectados por el terremoto de Lorca.

Estos víveres serán entregados a las personas que continúan refugiadas en los campamentos a través de Cáritas.

Aproximadamente 250 kilos de alimentos no perecederos y mantas donados por los extremeños salieron en la noche de este viernes, día 20, con destino a los afectados por el terremoto que sufrió la localidad murciana.

El traslado se hará a través de la red de distribución de la empresa MRW, que tras el seísmo puso en marcha una campaña en toda España ofreciéndose a llevar de manera gratuita aquellos bienes de primera necesidad que fueran entregados en sus oficinas a los afectados por el terremoto, según ha informado GPEX en una nota de prensa remitida a Europa Press.

Al tener conocimiento de esta iniciativa, el grupo de sociedades mercantiles autonómicas GPEX activó a través de su intranet una iniciativa para que las personas que trabajan en el grupo que lo desearan pudiesen hacer sus donaciones. La idea también se trasladó al Observatorio Extremeño de RSE.

En apenas tres días se han recogido en las oficinas de GPEX más de 250 kilos de alimentos, además de mantas, donadas mayoritariamente por trabajadores del grupo, aunque también ha habido donaciones de otros ciudadanos.

Según ha explicado un portavoz de GPEX, se trata de alimentos no perecederos "legumbres, conservas, galletas, aceite y productos similares", además de mantas.

En la mañana de este viernes, los productos donados eran recogidos por MRW en las oficinas de GPEX, para su traslado a la plataforma central de la empresa en Badajoz, ubicada en Mérida.

El gerente de MRW en Badajoz, Andrés Peláez, ha indicado que los alimentos y mantas han sido ya empaquetados en cajas para asegurar su transporte en las mejores condiciones, y serán inmediatamente trasladados a la plataforma de la empresa en Murcia. Allí se entregarán a Cáritas para su reparto entre quienes se ven obligados a vivir en los campamentos provisionales al haber quedado sus viviendas destruidas por el terremoto.

Peláez ha comentado que, al margen de esta entrega más voluminosa de alimentos, es difícil saber cuánto se ha recogido en Extremadura en total, y cifró en torno a los 23.000 kilos lo recogido hasta ahora en toda España. "Al no haberse dado mucha publicidad a esta iniciativa está yendo cada vez a más, cuando se va poco a poco conociendo", ha explicado.

El gerente de MRW en la provincia de Badajoz señaló finalmente que no hay fecha aún determinada para finalizar esta campaña. "Supongo que se mantendrá mientras que haya personas en los campamentos", por lo que quienes deseen hacer alguna donación pueden seguir haciéndolo en cualquiera de las oficinas de MRW.

Consulta aquí más noticias de Badajoz.