La presidenta de la Plataforma para la Libre Apertura de Farmacias (Plafarma), Mercedes Cuadra, ha apoyado la medida que pretende implantar la Consejería andaluza de Salud de adjudicar mediante concurso público el suministro de los principios activos (medicamentos) a los laboratorios fabricantes que ofrezcan el precio más barato, conocido comúnmente como 'subasta' de fármacos.

Cuadra, que ha mostrado así su "total apoyo" a la licitación pública "de todos los grupos terapéuticos", al entender que supondría una "magnífica medida" para controlar el gasto farmacéutico, ha mostrado en declaraciones a Europa Press sus "dudas" de que la advertencia de "desabastecimiento de fármacos" en las boticas lazada el pasado jueves por la Confederación Empresarial de Oficinas de Farmacia de Andalucía (CEOFA) sea real.

En concreto, CEOFA ha advertido de la posibilidad de que las oficinas de farmacia de la comunidad pueden sufrir un desabastecimiento de fármacos como consecuencia "de los retrasos o impagos" que la Consejería de Salud podría llevar a cabo a la hora de "abonar los fármacos retirados vía receta" por los usuarios del sistema sanitario público andaluz (SSPA).

Para CEOFA, el anuncio de Salud es una "amenaza velada" y esbozada días atrás por la propia consejera de Salud, María Jesús Montero, de que puede darse "un retraso en los pagos" a las farmacias, lo que, desde los empresarios, achacan a una 'represalia' de la Administración tras la negativa que días atrás dio el Consejo Andaluz de Farmacéuticos (CACOF) a la Junta para no firmar un acuerdo entre partes que hiciese posible la licitación o 'subasta de fármacos'.

Frente a este argumento, la presidenta de Plafarma ha criticado que la advertencia de CEOFA "no es más que una forma de presionar y un intento de los de siempre de acapararlo todo", una actuación que ha reprochado "en un momento de crisis como el que estamos" y cuando "fueron los propios colegios (de farmacéuticos) los que acordaron en 1995 con el Gobierno el que no se liberalizara el sector a cambio de reducir ellos el gasto farmacéutico cada cierto tiempo".

"Lo que no esperaban nunca (los colegios) es que llegase un contexto de crisis como en el que estamos", ha proseguido Cuadra, para quien lo que se está padeciendo ahora con los recortes a las farmacias "es una consecuencia directa de lo que ellos mismos pidieron a cambio de la no liberalización".

"Creemos que las negociaciones se hicieron mal, porque el que todo lo quiere, todo lo pierde", ha proseguido la responsable de Plafarma, quien, pese a todo, no cree que "sea real" el que pueda darse un desabastecimiento en las farmacias, a la par que "tampoco puede entenderse que digan que defienden la salud pública y luego digan que van a desabastecer a sus pacientes".

"Si en España hay una crisis tan importante como la que tenemos, se supone que ahora los farmacéuticos y empresarios del sector tendrán también que hacer ellos un esfuerzo", se ha cuestionado igualmente Cuadra, quien ha insistido en que "ésta es una consecuencia grave de lo que pidieron en 1995 a cambio de no liberalizar el sector". Para Cuadra, habrá que buscar fórmulas para financiar la salud, las cuáles "pasan por el sacrificio del sector, no del paciente".

Farmacias rurales

En este contexto, desde Plafarma han reprochado que desde los propios colegios de farmacéuticos "se han negado a financiar a las boticas que son más deficitarias, como las que se encuentran en zonas rurales", lo que, a su juicio, responde a que "lo quieren todo".

De otro lado, ha aprovechado para criticar, "como así lo ha dicho Europa también", que las distancias y los habitantes se utilicen como criterios para fijar una farmacia, por lo que ha apostado por el modelo de Navarra, "que salvando el problema que tiene de fijar distancias, al menos no se rige por concursos, ni méritos, ni trampas de esas que no nos parecen nada justas".

Al hilo de ello, ha defendido que en Navarra las farmacias rurales "han aumentado el doble que en otras zonas de España", extremo que ha contrapuesto al de Extremadura "en la que se ha intentado sacar un decreto para que las farmacias situadas en pueblos con menos de 500 habitantes se conviertan en botiquines".

"Luego no es verdad lo que dicen los colegios de que si se desregula el modelo desaparecerán las farmacias rurales, ya que como se explica entonces que se puedan cerrar farmacias que ya están desiertas para abrir botiquines, que darán un pero servicio?", se ha preguntado.

Pide el apoyo de los rurales

Sin embargo, ha lamentado que los farmacéuticos rurales, en general, no han apoyado a Plafarma, "cuando nuestra postura les beneficiaría a ellos también".

"Está claro que los farmacéuticos rurales han sido la moneda de cambio de los colegios de farmacéuticos hasta hace muy poco tiempo", ha resaltado a Europa Press la presidenta de Plafarma, para quien los rurales "podrían poner sus farmacias en condiciones mejores que las que tienen en la actualidad".

"No es justo que una persona que ha estado 20 años en un pueblo con 200 o 300 habitantes no tenga por ejemplo derecho a tener otra farmacia pequeñita en otro pueblo cercano al que está y tener así unos beneficios medio humanos", ha insistido, toda vez que ha advertido que "abrir botiquines es dar un mal servicio".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.