Sin título
Dos niños de Liverpool posan para el fotógrafo Paul Trevor en los años 70 © Paul Trevor

Niños con camisetas sucias, jugando a montarse en un carrito de la compra, haciendo muecas, mostrando sin pudor unos calcetines agujereados, llamando la atención de un gato, dejándose abrazar por sus padres...

La Walker Art Gallery de Liverpool expone 58 obras del fotógrafo londinense Paul Trevor, que llegó en 1975 a la ciudad inglesa para documentar las penurias de las zonas urbanas deprimidas como parte de un proyecto universitario.

El entonces joven de 27 años pasó meses fotografiando la vida cotidiana de la periferia. La colección de instantáneas se reune ahora en la exposición Like you've never been away (Como si nunca te hubieras ido) forma parte de Look 11, el primer festival internacional de fotografía que se está desarrollando en la ciudad de Liverpool.

"Era una ciudad difícil, pero no todo era pesimismo y tristeza"

No captó sólo precariedad. Los retratos mostraban a personas llenas de vida que desafiaban el desempleo y la pobreza de una ciudad industrial que en los setenta vivió la decadencia de sus fábricas y puertos. A principios de la década siguiente Liverpool era una de las ciudades con más desempleo del Reino Unido y fue uno de los bastiones de la oposición a la política de privatizaciones y recortes de la primera ministra Margaret Thatcher.

Paul Trevor tenía miedo de ser visto como un intruso en medio de tanta tensión, pero sus temores desaparecieron pronto."La gente era amable y estaba feliz de ser fotografiada. Liverpool era un lugar difícil para vivir, pero no todo era pesimismo y tristeza. Encontré a personas alegres y llenas de energía".

Lo reconocieron en seguida: "Paul, es como si nunca te hubieras ido" El verano pasado se decidió a visitar de nuevo las zonas de Everton y Granby para volver a encontrar a los fotografiados. Al poco tiempo de llegar, uno de los retratados lo reconoció de inmediato y le dijo "Paul, es como si nunca te hubieras ido". Una frase que inspiró el título de la exposición que acaba de inaugurarse en la Walker Art Gallery.

El fotógrafo contactó con muchos antiguos niños, ahora cuarentones con sus propias familias. También supo de historias que lo entristecieron, de niños que al crecer cayeron en las drogas y no sobrevivieron.

En recuerdo de una experiencia vital que le hizo feliz, Trevor quiere retratar a todos de nuevo. "La imagen congela el momento, pero la vida sigue. Estoy ansioso por hacer fotografías nuevas, frescas, de aquellos niños que son adultos".