Reúnen la obra de Konrad Witz, uno de los grandes renovadores del arte religioso tardogótico

  • El pintor alemán, que murió a los 47 años, fue el gran innovador del arte sacro del siglo XV, durante la crisis de la Edad Media.
  • Su aproximación a la perspectiva le sitúa como un precuror del Renacimiento.
  • El  Kunstmuseum de Basilea (Suiza) monta la mayor exhibición sobre el maestro.
Uno de los cuadros de Konrad Witz que se exhiben en Basilea
Uno de los cuadros de Konrad Witz que se exhiben en Basilea
Kunstmuseum Basel - Regalo de August la Roche-Burckhardt

Murió a los 47 años pero tuvo tiempo para ser considerado el gran maestro de los altares del siglo XV, durante la crisis de la Edad Media. El arte religioso tardogótico de Konrad Witz, que predijo la idea de perspectiva de la pintura del Renacimiento, es celebrado con una gran exposición en el Kunstmuseum de Basilea (Suiza).

Konrad Weitz: The Unique Exhibition (Konrad Weitz: la exposción definitiva) reúne por primera vez todas las piezas realizadas por Weitz que siguen en pie, casi noventa.

La muestra sitúa al pintor, nacido en 1400 en Rottweil-Württemberg (Alemania) y fallecido en Basilea en 1447, como el más radical de los innvovadores de la pintura de la segunda mitad del siglo XV.

Su obra, dicen los organizadores, "muestra la emergencia del interés por el mundo exterior", que importaba poco al arte religioso hasta entonces, y permite comprobar como trató con modales técnicos revolucionarios, quizá inspirados por sus contemporáneos flamencos, tanto "los fenómenos visuales, la luz, la sombra y los reflejos" como los "espacios arquitectónicos o el paisaje".

Instalado desde 1434 en Basilea, ciudad a la que se trasladó porque era la sede del Concilio Ecuménico que se celebraba en la ciudad desde 1431, es pasmosa la rapidez con la que Witz trabajó durante los trece años que le quedaban de vida. Sólo se conocen las obras de este periodo. La última fechada es Milagro de la multiplicación de panes y peces), de 1444.

Tras siglos de olvido, el artista suizo-alemán fue redescubierto en 1901 por el historiador del arte Daniel Burckhardt-Werthemann.

Konrad Weitz: The Unique Exhibition muestra la obra estelar de Witz, el altar de Heilsspiegel, de nueve paneles, al parecer realizados para la para la iglesia de San Leonardo, de Basilea, que se exhiben por primera tras una larga restauración.

En algunas de las obras de este renovador se han descubierto motivos irónicos que también le acercan a la modernidad, pero su gran aportación a la historia del arte es la representación de motivos tridimensionales y de perspectiva.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento