Lucía Pérez, tras el festival: "Mis aptitudes como artista van más allá de Eurovisión"

Lucía Perez interpreta la canción 'Que Me Quiten Lo Bailao' en la final del festival de Eurovisión 2011.
Lucía Perez interpreta la canción 'Que Me Quiten Lo Bailao' en la final del festival de Eurovisión 2011.
Wolfgang Rattay / Reuters

Con la misma sonrisa con la que unas horas antes se enfrentaba a los resultados desfavorables de las encuestas online que la hacían perdedora de Eurovisión, Lucía Pérez, la representante española, respondía a las cámaras después de que terminara el festival.

Pese a haber quedado en el puesto 23º de 25 y de que durante las votaciones incluso ocupara ocasionalmente el último lugar, la gallega aseguró que estaba de buen ánimo: "Estoy feliz y contenta con los resultados", afirmó.

Según la cantante, el papel que había desempeñado España en Düsseldorf había sido muy positivo: "Mi punto de vista es que la reacción de la gente y de los medios durante los días previos ha sido muy buena. España ha dado una buena imagen, todos han recibido nuestra propuesta de una forma inmejorable". Por ello, todo el equipo está "feliz", subrayó.

Asimismo, deseó no tener tiempo para descansar, ya que ansiaba subirse de nuevo a un escenario para demostrar sus "aptitudes como artista, que van más allá de Eurovisión".

Lucía Pérez actuó en la 56ª edición de la cita musical en el 22º puesto.

Su interpretación fue elogiada por la organización. Sin embargo, la canción que debía interpretar, Que me quiten lo bailao, había sido criticada incluso por expertos del certamen, que la habían tachado de anticuada. Antes de defenderla en el concurso, la joven gallega declaró que no le importaba el puesto en el que quedara, ya que su carrera profesional continuaría. "Que me quiten lo bailao", concluyó.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento