Atentado suicida en Pakistán
Uno de los heridos del primer atentado en venganza por la muerte de Bin Laden. Ashad Arbab / EFE

Al menos 88 personas, la mayoría reclutas, murieron este viernes y 105 resultaron heridas en un doble ataque suicida contra una academia de un cuerpo de las fuerzas de seguridad en el norte de Pakistán, informaron a fuentes policiales.

Es una venganza por la muerte de Bin Laden El movimiento talibán paquistaní (TTP, siglas en urdu) reivindicó el atentado. "Es una venganza por la muerte de Osama Bin Laden", aseguró en una llamada por teléfono vía satélite a un canal de televisión un portavoz del TTP, identificado como Ehsanulá Ehsan, que amenazó con continuar sus "ataques contra las fuerzas de seguridad".

El atentado tuvo lugar en la ciudad de Charsada, a dos horas en coche de Islamabad, cuando reclutas de la guardia de fronteras ('Frontier Corps' o FC) volvían en autobuses a sus domicilios tras varios días de entrenamiento, según una de las fuentes.

Unos quince cadáveres quedaron totalmente calcinados, de acuerdo con la Policía, que situó en 105 la cifra de heridos a causa del doble ataque, registrado en la provincia noroccidental de Khyber-Pakhtunkhwa.

En venganza por Bin Laden

Este es el primer ataque de envergadura desde la muerte de Osama Bin Laden a manos de comandos estadounidenses el pasado 2 de mayo, poco después de lo cual el movimiento talibán paquistaní prometió vengar su muerte. Aquel mismo día una bomba detonada a distancia estalló también en Charsada, cerca de una mezquita, y mató a nueve personas.

Los FC están integrados de forma preeminente por pastunes, la misma etnia que habita las zonas tribales, a diferencia del Ejército regular, dominado por punyabíes y que tan sólo se despliega cerca de la frontera con Afganistán para grandes ofensivas militares.

Aunque los FC llevan a cabo continuas operaciones contra la insurgencia talibán en el noroeste paquistaní, formalmente son una fuerza de seguridad separada del Ejército y bajo el departamento policial.