Cuenta atrás para la boda Real
Una turista posando para una foto en el bulevar frente al palacio de Buckinham, en Londres, adornado con banderas para la boda entre el Príncipe Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton del próximo viernes. Stefan Wermuth / REUTERS

La cadena de televisión australiana ABC anunció este miércoles la suspensión de la retransmisión en directo de la boda entre el Príncipe Guillermo y Kate Middleton por parte de un popular programa satírico a raíz de las restricciones impuestas por la Casa Real británica.

Junto a la retransmisión oficial, ABC tenía previsto ofrecer por un segundo canal otra de alternativa a cargo del equipo de cómicos del programa The Chaser, que promocionó un directo del evento "desinformado y anticonstitucional".

Según ABC, la BBC británica, distribuidora de las imágenes del enlace, impuso un nuevo contrato de difusión en el que incluyó nuevas restricciones que impiden el uso del material en "cualquier drama, comedia, sátira, programa de entretenimiento o parecido".

Parece algo bastante alejado de los tiempos democráticos modernos "Nos ha sorprendido y nos ha decepcionado que nos hayan informado tan tarde sobre la prohibición de que se haga un tratamiento satírico o cómico de la boda del futuro jefe de Estado de Australia, dijo el director de ABC, Kim Dalton.

Las restricciones en la cobertura de la ceremonia en la Abadía de Westminster fueron acordadas por la Clarence House -la oficina del Príncipe de Gales- y la BBC, indicó la cadena australiana. "Está claro que la BBC y la Casa Real han decidido que The Chaser no era aceptable", añadió Dalton.

Uno de los miembros de The Chaser, Julian Morrow, aceptó la decisión de ABC, que ha sido "puesta en una posición imposible por gente que ha actuado en nombre de la familia real".

"Que la monarquía vaya emitiendo decretos sobre cómo los medios deben cubrirles parece algo bastante alejado de los tiempos democráticos modernos, pero supongo que en eso justamente consiste la monarquía", dijo Morrow.

The Chaser saltó a la fama en 2007 cuando dos de sus miembros fueron arrestados durante una reunión del Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC) en Sídney delante del hotel en el que se alojaba el Presidente de Estados Unidos, George W. Bush.

El equipo organizó una caravana de automóviles haciéndose pasar por la delegación canadiense y, una vez dentro de la zona de seguridad, uno de los actores salió de uno de los vehículos disfrazado de Osama bin Laden.