El Arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, ha hecho este domingo un llamamiento a las instituciones para que eviten, con los cauces democráticos, "los brotes de intolerancia, la hostilidad y las profanaciones que violan el derecho a la libertad religiosa" y que se extienden "impunemente" en la sociedad.

Durante la Eucaristía celebrada en la Catedral de Oviedo con motivo de la festividad del Domingo de Ramos, ha hecho alusión a episodios como el del asalto a capillas universitarias, a los que se ha referido como "espectáculos más de una vez subvencionados que hieren la sensibilidad religiosa desde el esperpento, el mal gusto y la provocación".

Por último, ha trasladado su "aprecio, estima y respeto" a los políticos, a quienes, con independencia de su signo, ha pedido que tengan el acierto de ponerse "al servicio real de un pueblo". En este punto, les ha solicitado un compromiso "sin engaños", favorable "a la vida, a la familia y a los más desfavorecidos".

Minutos más tarde, en la antigua plaza del pescado, Sanz ha agradecido a la Corporación municipal que se mantenga la joven tradición del caldo -que los cabildos municipal y catedralicio se ofrecen en señal de gratitud- y ha bromeado asegurando que, con el cambio climático, este acabará siendo sustituido por un gazpacho andaluz.

Consulta aquí más noticias de Asturias.