El Puerto de Gijón no contará con los peces-robot, diseñados para medir la calidad de las aguas, hasta al menos finales de año, aunque en un principio se había hablado de la primavera de 2011 como fecha para su entrada en funcionamiento. Así se ha confirmado a Europa Press desde la Autoridad Portuaria de Gijón.

El proyecto comunitario SHOAL, en el que se enmarca esta tecnología, trabaja ahora en integrar los componentes individuales dentro del sistema global del pez-robot y en probar su funcionamiento, antes de echarlos a aguas del Cantábrico.

Los cinco 'peces robot' previstos están dotados para analizar el agua y comunicarse entre sí, así como para producir un mapa medioambiental en tiempo real, que facilitará la mejora en la toma de muestras y rebajará la factura a pagar, al reducir el número de catas necesarias para alcanzar resultados eficientes.

SHOAL usará dos técnicas de inteligencia artificial para controlar los denominados peces-robot: la optimización matemática de "colonias de hormigas", y los "conjuntos híbridos de partículas", para coordinar la actuación del grupo de 'peces robot' y de adaptarse rápidamente a los cambios del entorno marino.

Consulta aquí más noticias de Asturias.