Fernández Vara sostiene que las personas que dejaron la región para emigrar merecen "permanentemente" un reconocimiento

La Diputación de Badajoz acoge una exposición producida por la Fundación Cultura y Estudios de CC.OO.
Vara, Cortés Y Carretero En La Sala Vaquero Poblador
Vara, Cortés Y Carretero En La Sala Vaquero Poblador
EUROPA PRESS

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara ha destacado la importancia de que las nuevas generaciones extremeñas conozcan en fenómeno de la emigración como parte de la historia regional, al tiempo que ha sostenido que las personas que se fueron "con nombre y apellidos" necesitan "permanentemente" un "reconocimiento".

Vara ha señalado que los pueblos que recuerdan su historia son los que "saben que no tienen nada que ocultar" y ha abogado por mirar al futuro "con esperanza" para "aprender de la historia" desde los aspectos de la concordia y el reconocimiento a las personas.

El jefe del Ejecutivo regional ha hechos estas declaraciones en el transcurso de su visita, en la sala 'Vaquero Poblador' de la Diputación Provincial de Badajoz, a la exposición 'La emigración en Extremadura 1961-2011', producida por la Fundación Cultura y Estudios de CCOO y que permanecerá abierta al público hasta el próximo 24 de abril.

Así, Vara ha señalado que se siente "enormemente orgulloso" de formar parte de un pueblo que fue capaz de "levantarse" del proceso histórico de la inmigración y "superar todo eso", de forma que ahora el "gran reto" de Extremadura es seguir ganando población.

Además, el presidente extremeño ha indicado que el proceso de la inmigración "no" fue "por casualidad", sino que "pasó porque alguien lo decidió", alguien que decidió que "el futuro de este país, vinculado con la revolución industrial, estaba en el norte con la mano de obra del sur", un hecho que, ha recordado, se produjo durante "30 años de la historia de esta tierra".

Honrar la memoria

Fernández Vara ha estado acompañado en este acto inaugural por el secretario general de CCOO de Extremadura, Julián Carretero; el presidente de la Diputación de Badajoz, Valentín Cortés; el presidente de la Fundación Cultura y Estudios, Pablo Muñoz, y su director, José María Izquierdo.

Este último ha destacado que la muestra está formada por material y recuerdos de las familias y protagonistas de la inmigración extremeña que la han donado para formar parte de la exposición, a lo que Valentín Cortés ha sumado que se trata de "honrar la memoria" de estos protagonistas de la historia de la región.

Asimismo, Pablo Muñoz se ha referido a las similitudes que hay hoy con los inmigrantes de otras nacionalidades que buscan un futuro mejor en España, y que la exposición es útil para conocer los motivos que llevaron a los extremeños a dejar sus casas.

Finalmente, Julián Carretero ha destacado que la muestra sirve para conocer lo que Extremadura ha construido en los últimos 30 años y resaltar los valores del trabajo, desde una mirada "retrospectiva" y de "futuro".

Contenido de la exposición

La muestra persigue difundir el fenómeno de la emigración extremeña, las realidades y particularidades del trabajo extremeño y de quienes marcharon para labrarse un futuro lejos de esta tierra en el pasado siglo, y permite conocer el gran impacto que tuvo para la región y para la vida de muchos hogares la emigración a otras regiones y países de unos 750.000 extremeños y extremeñas.

Así, a través de diversos paneles, se recogen aspectos que van desde la explosión inicial de la emigración en los años 60, el modo de vida de estas personas allí donde llegaron, el retorno de muchas a casa o el actual proceso inverso de la inmigración y acogida en Extremadura.

El principal objetivo de esta exposición es acercar a la ciudadanía y especialmente a los más jóvenes el fenómeno emigratorio durante el siglo XX, como ejercicio básico para conocer la Extremadura del siglo XXI.

El contenido de la muestra quiere presentar como la inmigración en lo laboral fue un viaje de la dehesa a la fábrica, lo que requirió un gran esfuerzo de adaptación, y otros aspectos como que quienes tuvieron como destino otros países de Europa también vivieron complicaciones, víctimas de políticas xenófobas, sufrieron la ilegalidad, realizaron los trabajos más penosos, siendo recluidos en residencia o barracones.

La exposición pretende recordar, igualmente, que los extremeños no solo generaron riqueza económica en las zonas a las que llegaron, sino también riqueza social, siendo líderes sindicales, sociales y políticos en Madrid, Cataluña o el País Vasco.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento