David Torres realiza una interpretación kafkiana de la vida de un niño superviviente de Chernóbil en 'Punto de fisión'

El ganador del IV Premio Logroño de Novela considera que "la energía nuclear es la historia de la vergüenza, de la mentira y la ocultación"
David Torres con su libro 'Punto de fisión' hoy en Sevilla
David Torres con su libro 'Punto de fisión' hoy en Sevilla
EUROPA PRESS

El escritor y guionista de cine madrileño David Torres ha realizado una interpretación kafkiana de la vida de un niño superviviente del accidente de Chernóbil en su último libro, 'Punto de fisión' (Algaida), una historia que confluye junto a la de un editor hipocondríaco, el superviviente al impacto de un rayo y las desventuras de un inspector de policía para desembocar en un solo episodio final.

En un encuentro con los periodistas celebrado este martes en Sevilla, Torres ha señalado que "no es una novela kafkiana, pues copiar a Kafka es directamente un suicidio, pero hay algo muy kafkiano en ella y hay referencias a 'La metamorfosis' y a la locura kafkiana", pero, ante todo, "es un ejercicio de libertad", ha asegurado Torres.

De esta manera, ha explicado que los personajes de su último libro son "muy distintos" entre sí, aunque "todos tienen que ver con la crisis de la primera edad y de los valores masculinos, quería hacer una novela cómica, empezar con un gatillazo y terminar una erección y reírme un poco de todo el modelo de virilidad que nos venden a los hombres, pero la cosa se complicó y salieron varias tramas trágicas, sobre todo la de Chernóbil", ha asegurado.

Al respecto, ha indicado que entre las distintas historias se fueron mezclando "las bromas con los sermones", algo que ha pasado "en casi todas las novelas, desde Miguel de Cervantes y el 'Lazarillo de Tormes'", apuntando que "vivimos en un país donde el humor casi no se toma en serio, vivimos en un país donde se considera que cuando estás escribiendo o leyendo un libro muy divertido no estás aprendiendo nada", es decir, "se confunde la seriedad con la pedantería, y la novela es el arte de la diversión y de la risa y el humor".

Según ha manifestado el autor de 'Punto de fisión', él mismo se identifica con el personaje llamado 'Matas', en concreto, en su carácter hipocondríaco, un tema "poco tratado en novela habiendo muchísimo hipocondríaco suelto, yo soy uno, y pasa como con el terrorismo, que por una parte es un tema muy serio, aunque hay que tomarlo con humor, pues es la única manera casi de defenderse de ello".

"nos aterra pensar en el desastre nuclear"

David Torres ha comentado que el accidente nuclear sucedido en la central nuclear de Chernóbil (Ucrania) el 26 de abril de 1986 ha sido muy poco tratado teniendo en cuenta "el desastre que fue", algo que ve motivado en que "nos aterra pensar en la posibilidad del desastre nuclear", eso sí, ha puntualizado el madrileño, "nos encanta jugar con el fin del mundo con ideas peregrinas como invasiones de extraterrestres y tonterías por el estilo".

El escritor cree que "siempre nos han mentido, desde Hiroshima, pasando por la Bomba H, que usaron las propias tropas como conejillo de indias". Así, ha apostillado que "la energía nuclear es la historia de la vergüenza, de la mentira y de la ocultación", y es que, "están constantemente diciendo que no hay víctimas, cuando se calcula que los casos de cáncer producidos por Chernóbil asciende a más de diez millones de personas, algo que no ocurre con la energía eólica", ha criticado.

Por último, David Torres ha mencionado que es consciente de que 'Punto de fisión' es una novela "rara y arriesgada para los tiempos que corren, pero lo que también es cierto es que hoy día ningún editor en sus cabales publicaría a James Joice" y ha concluido diciendo que "hay que diferenciar la gran literatura de los productos de papelería, algo que hoy no se diferencia".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento