Logo del sitio

Todos los impuestos que debes pagar por tener un coche en España: más de 1.000 € al año

El pago de impuestos para mantener un coche supera los 1.000 € de media en España.
El pago de impuestos para mantener un coche supera los 1.000 € de media en España.
iStock.

Ser propietario de un coche implica pagar varios impuestos, algunos de ellos anuales, que hay que tener en cuenta en el presupuesto. Según el último Informe Anual sobre Fiscalidad del Automóvil publicado en 2021 por la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA), cada propietario de un coche paga de media en España 1.068 euros al año en tasas. Una cifra elevada que se divide en varios impuestos que analizamos a continuación.

Impuesto de matriculación

El impuesto de matriculación es una tasa que se paga solo una vez, en concreto, cuando se matricula por primera vez un coche. El cálculo del impuesto de matriculación se realiza en base a la cantidad de emisiones de CO2 que emitirá el vehículo. Lógicamente, cuanto menos CO2 emita, menos dinero habrá que pagar.

La cuantía definitiva viene determinada por los tramos del impuesto de circulación. Estas franjas establecen una relación entre los gramos de CO2 emitidos por kilómetro y el porcentaje del valor neto del vehículo a pagar. Se rigen por las reglas por la normativa WLTP. En 2022 son los siguientes:

  • Hasta 120 g/km de CO2: 0% del valor neto del vehículo.
  • Entre 121 y 159 g/km de CO2: 4,75%.
  • Entre 160 y 199 g/km de CO2: 9,75%.
  • Por encima de 200 g/km de CO2: 14,75%.

Tal y como se observa en el listado anterior, los coches que no superan los 120 g/km forman parte de las exenciones del impuesto de matriculación. Asimismo, dentro de este grupo se encuentran las personas con movilidad reducida, siempre y cuando no vendan su coche en un plazo de cuatro años, o no lo traspasen a un familiar en el mismo plazo. Los taxis y vehículos de autoescuelas tampoco tienen que pagar. Por su parte, las familias numerosas disfrutan de un descuento del 50%.

Impuesto de circulación

El impuesto de circulación, conocido también como Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM), es el que permite la circulación de cualquier coche en las vías públicas de España.

Esta tasa depende del ayuntamiento del municipio en el que el coche tiene la dirección fiscal a día 1 de enero del año en curso. Asimismo, este municipio debe ser el mismo en el que está empadronado el titular del vehículo.

¿Cuánto se paga de impuesto de circulación? Al depender de cada municipio y de los caballos fiscales de cada automóvil (CVF), los precios son muy desiguales en España. Eso sí, todos deben basarse en las tarifas mínimas estipuladas por el artículo 95 de la Ley Reguladora de Haciendas Locales:

  • De menos de ocho caballos fiscales: 12,62 €.
  • De 8 hasta 11,99 caballos fiscales: 34,08 €.
  • De 12 hasta 15,99 caballos fiscales: 71,94 €.
  • De 16 hasta 19,99 caballos fiscales: 89,61 €.
  • De 20 caballos fiscales en adelante: 112,00 €.

Por ejemplo, en Madrid se pagan por este impuesto 20 € por vehículos de menos de 8 CVF, 59 € por entre 8 y 11,99 CVF, 129 € por entre 12 y 15,99 CVF, 179 € por entre 16 y 19,99 CVF y 224 € desde los 20 CVF en adelante. 

Cuándo y cómo pagar el impuesto de circulación

Este impuesto de paga anualmente, generalmente durante el período voluntario que va desde el 1 de abril hasta el 30 de junio.

El pago se realiza en el ayuntamiento en el que está domiciliado el vehículo, siendo el propio ayuntamiento el que envía una carta de pago al titular. El método de pago depende de cada ayuntamiento, pero lo general se puede domiciliar, o pagar online con tarjeta de crédito o débito.

Eso sí, también hay vehículos que están exentos de pagar el impuesto de circulación. Son los siguientes:

  • Vehículos históricos.
  • Vehículos para personas con movilidad reducida.
  • Vehículos de transporte público.
  • Vehículos de uso agrícola inscritos en el Registro Oficial de Maquinaria Agrícola.
  • Vehículos adaptados para personas con movilidad reducida.
  • Vehículos diplomáticos.
  • Ambulancias.
  • Vehículos sujetos a convenios y tratados internacionales.

Impuesto sobre las Primas de Seguro (IPS)

Contratar un seguro para el coche es obligatorio, y cuando lo contratamos pagamos un impuesto que ya forma parte del precio del seguro. Esta tasa creada en 1997 grava aproximadamente un 8% del total neto del seguro.

Se aplica también en cada renovación del seguro y se calcula aplicándole sumándole el 8% a la base imponible de la prima de seguro. El precio medio de un seguro de coche a todo riesgo en España ronda los 470 € anuales, de los cuales 37,6 € corresponderían al pago de este impuesto.

Impuesto de hidrocarburos

Cada vez que echamos combustible al coche pagamos este impuesto. España cuenta con el octavo menor impuesto de hidrocarburos de la Unión Europea. La media en España es del 32% sobre el total del precio de la gasolina, y del 28% sobre el total del diésel. Esto se traduce en 0,473 euros por cada litro de gasolina y 0,379 euros por cada litro de diésel.

Eso sí, en la actualidad está vigente una bonificación aprobada por el Gobierno de 20 céntimos por litro de carburantes. Estará vigente hasta el 31 de diciembre de 2022.

IVA

El Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) está presente en todas las fases de utilización del coche. En primer lugar, cuando se compra un coche se paga un 21% de IVA. Las personas con movilidad reducida tendrán que pagar solo un 4% siempre y cuando el vehículo adquirido sea nuevo. Asimismo, algunos empresarios y trabajadores autónomos podrán desgravarse ese IVA en función de actividad económica que desempeñen. 

En el caso de que la compra sea de un vehículo de ocasión, solo se paga el 21% de IVA cuando se compra el vehículo a un vendedor profesional. Si la operación es entre particulares, el comprador deberá abonar el Impuesto de Transacciones Patrimoniales (ITP). 

Por otro lado, echar combustible al coche también está gravado con un 21% de IVA, del mismo modo que el hecho de pasar la ITV.

ITV

A partir del año que viene, además de la Tarjeta de Inspección Técnica y del permiso de circulación del coche, será necesario presentar de manera obligatoria nueva documentación.

La Inspección Técnica del Vehículo (ITV) es una prueba obligatoria que garantiza las condiciones necesarias para la circulación de un vehículo. Cuando el coche tiene más de 10 años de vida se tiene que pasar anualmente, lo que supone un gasto más añadido para el titular.

Los precios varían por comunidades autónomas y tienen en cuenta el tipo de turismo: catalizados, no catalizados, diésel y eléctricos. En el caso de los turismos de gasolina, la comunidad más cara es País Vasco, con un coste de 39,21 €. Por su parte, Ceuta es el lugar más caro de España para pasar la ITV con un coche diésel: 50,8 euros, según los datos de AECA-ITV. Este ranking no incluye los precios de Madrid, ya que no están regulados por la comunidad. Eso sí, estos oscilan entre los 54 € y los 60 € para los diésel, y rondan los 40,48 € para los coches de gasolina.

Impuesto adicional sobre emisiones en Cataluña

Desde septiembre de 2021 está vigente en Cataluña el impuesto sobre emisiones de dióxido de carbono (CO2) para vehículos de tracción mecánica. Los propietarios deben pagar una media de 35 euros al año. Se puede calcular en un simulador en la web de la Generalitat.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento