Nueve enfermedades que pueden impedirte conducir si las sufres

El modo de conducir determina la vida útil del vehículo.
El alzheimer suele ser incompatible con la conducción.
Freepik

El factor humano es una de las causas que más afectan a la seguridad vial. Los despistes, el cansancio y el estrés merman la capacidad de reacción al volante y la facultad de mantener la calma y actuar de manera prudente durante la conducción. 

Dentro de este componente, se engloban las enfermedades o patologías que, dependiendo a qué función del organismo afecten, pueden mermar las capacidades del conductor hasta un punto en el que sean incompatibles con una conducción segura. Dependiendo de la dolencia que se sufra, habrá que consultar con un facultativo la posibilidad de conducir y, a la hora de renovar el carné, será Tráfico quien se encargue de dictar una resolución al respecto. 

Algunas de las enfermedades que pueden conllevar una retirada del carné o la imposibilidad de conducir son:

  1. Alzheimer. Por lo general, si se sufre Alzheimer no será posible conducir, aunque si se puede compatibilizar con las primeras fases de la enfermedad. Los familiares deben estar atentos a la merma de capacidades del conductor.
  2. ​Apnea del sueño. Si los síntomas están controlados se podrá conducir, pero con una vigencia de renovación del carné de 3 años.
  3. ​Depresión. Hasta que no desaparezcan los trastornos de estado del ánimo que puedan afectar al resto de conductores no será posible conducir. En el caso de trastornos psiquiátricos, dependerá de su gravedad y deberán estar diagnosticados por un profesional.
  4. ​Epilepsia. Dependerá del periodo de las crisis y la renovación del carné también ser verá afectada por su periodicidad. Durante los primeros meses de desarrollo de la enfermedad es mejor no conducir.
  5. ​Ictus. Hasta que no hayan transcurrido 6 meses sin sintomatología, no es recomendable ponerse al volante
  6. ​Párkinson. Durante los primeros estadios de la enfermedad, como en el resto de degenerativas, sí se puede conducir si es compatible. Conforme alcancen estadios más avanzados, estará prohibido conducir.
  7. Alteraciones de visión. En el caso, por ejemplo, de cataratas, será imposible conducir hasta después de un mes de la operación.
  8. ​Gripes. En el caso de padecer una gripe o un fuerte resfriado, la fiebre y la congestión afectan a las facultades en la conducción. Mejor no conducir durante los días de enfermedad.
  9. ​Diabetes. Si la diabetes está controlada no habrá problema en coger el coche, aunque es posible que haya que renovar el carné cada 5 años con un informe favorable.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento