La guía definitiva para viajar con caravana: todo lo que tienes que saber para conducir con remolque

Imagen de una caravana por la carretera.
Imagen de una caravana por la carretera.
©GTRESONLINE

Otra de las grandes opciones de viaje para este verano es apostar, más que por una camper, por una caravana. La diferencia entre esta modalidad y la de la autocaravana es que la primera es, a todos los efectos, un remolque que precisa de un vehículo tractor para ser arrastrado y, por tanto, requiere ciertas atenciones a la hora de circular. 

Para viajar con un remolque lo primero que hay que saber es que los hay de dos tipos: ligeros y no. Los primeros no exceden los 750 kilos de masa máxima autorizada y los segundos sí. Por tanto, los remolques no ligeros precisan de matrícula específica (roja con la letra R) y un permiso de circulación propio además de un seguro independiente al del vehículo tractor. En el caso de los ligeros, habrá que colocar la placa de matrícula en del vehículo tractor, aunque salvo casos excepcionales las caravanas tradicionales superan los 750 kilos y se engloban dentro de la categoría de remolques no ligeros. 

Pasar por la ITV

Una vez realizados los trámites administrativos, habrá que asegurarse de que el método para instalar el remolque y fijarlo al vehículo tractor cumple con todos los requisitos legales. Atendiendo a las características del coche y de la caravana, será necesario consultar en el taller qué tipo de enganche se adapta mejor. 

La instalación y utilización de un remolque en nuestro vehículo precisa de un sistema de acoplamiento que sirva para fijarlo y para establecer las conexiones con el vehículo. Para instalarlo debemos acudir a nuestro concesionario o taller de confianza para saber qué sistema de anclaje se adecúa mejor a las características de nuestro automóvil y remolque. Al tratarse de una modificación de las características del vehículo, se dispondrá de un plazo de 15 días para legalizar la reforma en un centro de Inspección Técnica de Vehículos y se reflejará el cambio en la tarjeta de la ITV del vehículo tractor. 

Para conducir

A la hora de emprender el viaje, hay que asegurarse de que se disponen de los permisos necesarios para llevar la caravana enganchada al coche. Siempre que la caravana pese entre 750 y 3.500 kilos de MMA, y el conjunto con el vehículo tractor no sobrepase los 4.250 kilos, se podrá conducir con el permiso B ampliado con la autorización B-96. Si excede el total o la caravana pesa más de 3.500 kilos, habrá que disponer del carné B más el E. 

En términos de seguridad y prevención, hay que comprobar que la caravana está bien enganchada y no presenta ningún fallo de alumbrado antes de arrancar. También hay que prestar atención a:

  • El viento. Las ráfagas son más peligrosas cuando se lleva un remolque. 
  • La maniobra de marcha atrás. Funciona al contrario que en un vehículo sin remolque.
  • La visibilidad. Si la caravana limitase el campo de visión de los retrovisores habría que instalar retrovisores adicionales.

Multas y normativa

A la hora de conducir, las caravanas están sujetas a una normativa distinta y a diferentes limites de velocidad. En las autovías y carreteras de 120 kilómetros por hora, estos vehículos deberán circular a 90 kilómetros por hora. y cuando este sea el límite máximo de velocidad en la vía solo podrán alcanzar los 80 km/h.

Superar los límites de velocidad es una de las infracciones más sancionadas con multas de hasta 600 euros entre los conductores con caravana. No regularizar la modificación del vehículo para el acople y conducir sin haber pasado la ITV también son hechos sancionados con hasta 200 euros de multa.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento