El pasado 2 de octubre nació Zonkey, un híbrido de cebra y burro que vive en la granja de 55 acres de Kristine Turner, en South Barrow (Somerset, Inglaterra).

Una mujer británica compró un ejemplar de cebra y la puso a vivir con sus burros con la esperanza de que no les quedase otra opción que cruzarse, así nació Zonkey.

La Sra. Turner, dueña de este animal explica a Unilad cómo descubrió al burro-cebra: "El mes pasado abrí las cortinas de mi habitación, que miran hacia la granja y vi al pequeño potro sentado mirando hacia mí. Estaba en shock. Corrí escaleras abajo en pijama, me puse el abrigo y fui a verlo".

"Ha tenido personalidad desde el primer día. Es mitad animal salvaje, así que es posible que me patee de vez en cuando, aunque se calma mientras lo cepillo", relata la dueña, que asegura que tiene un nombre muy apropiado.



Zonkey tiene el aspecto combinado de los rasgos del burro y de la cebra: curiosamente, sus patas están totalmente rayadas y sus orejas erguidas.

Las cebras son animales que viven en rebaños, son muy sociales y pastan unos cerca de otros. Se agrupan en pequeñas familias formadas por un macho, varias hembras y sus crías.

"Fue un proceso completamente natural. No era como si los hubiera forzado juntos y estuviera tratando de diseñarlo", explica Turner. "Zonkey es un pequeño milagro".

El zoo que pintó rayas a un burro

Hace un tiempo, un zoológico en El Cairo intentó crear su propio zebroide, pero no a través del cruce natural de ambas especies: pintaron rayas a un burro.

Un turista del centro observó al animal y vio las manchas de pintura. Además, las orejas estaban caídas. Sin embargo, muchos visitantes del zoo se lo creyeron.