El partido de tenis de la bielorrusa Aryna Sabalenka contra la australiana Ashleigh Barty en el Open de Australia se ha marcado por un momento de desgracia absoluta.

Un inquietante ruido entre el público llegó a descolocar a las deportistas cada vez que Aryna intentaba hacer un saque. Y es verdad que la tenista suele gritar de una manera exagerada en la cancha, lo que para muchos resulta molesto a la hora de ver el partido.


Pero más desagradable aún fue la decisión de los espectadores de imitar a coro los “gritos y gemidos” de Aryna durante su actuación. A pesar de que el juez instó a poner fin a ese comportamiento inadecuado, el público lo volvió a repetir una vez más con más fuerza.

Ambas tenistas demostraron su profesionalidad al seguir compitiendo sin distraerse, aunque la expresión en sus caras hacía obvia su desaprobación y decepción por lo ocurrido.

Sin embargo, Aryna no encontró la cantidad de apoyos que esperaba. Ex tenistas y comentaristas deportivos, como Tood Woodbridge, se quejaban de lo desagradable que llega a ser la bielorrusa en el campo.