Meme
Meme de la chica incómoda en un club de Edimburgo. MILK EDINBURGH

En una discoteca, un joven se acerca a una chica y le habla incómodamente alto y cerca de la oreja para que ella pueda escucharle en medio del jaleo del local. La muchacha, por su parte, escucha con desgana y una cara que indica claramente que no desearía estar ahí.

Es prácticamente imposible no haber visto esta imagen. En los últimos meses, la fotografía se ha convertido en un meme recurrente utilizado para hacer humor con infinidad de temas. Lo que muchos no saben es que la instantánea no estaba preparada sino que fue una situación real totalmente espontánea.

La protagonista es una chica de 18 años llamada Lucia Gorman, que fue fotografiada en el momento preciso por David Wilkinson en Milk, un club de Edimburgo durante una noche de fiesta.

La joven, que está abrumada por la involuntaria fama que ha adquirido desde que la foto se hizo viral, asegura que no era consciente de que había un fotógrafo hasta que un amigo le reenvió un tuit de lo que estaba a punto de convertirse en el meme de moda.

Gorman explicó al medio británico Unilad cómo está viviendo el fenómeno. "Toda mi familia, que ha visto la foto, dice es cierto es mi típica expresión de cuando algo que que me dicen me entra por un oído y me sale por el otro. Pongo bastante es cara. Es un mal hábito, pero es que no puedo contener mis expresiones, nunca", dijo.

El chico de la fotografía es su compañero de instituto Patrick Richie. "Hablamos sobre la universidad y nos pusimos al día, pero creo que Patrick terminó solo, lejos de sus amigos, y creo que yo estaba confundida sobre por qué él andaba por su cuenta", relató, aunque no pudo decir sobre qué hablaban exactamente en el momento de la foto.

"No puedo recordar lo que estaba diciendo, pero lo que puedo decir por mi cara es de que ciertamente había tenido suficiente por esa noche. Da igual que Patrick me hubiera estado hablando de cachorros, de música electrónica o del Brexit, ¡estoy segura de que habría desconectado de cualquier manera! ¡Necesitaba mi cama!", contó divertida.

Lucia no está en absoluto molesta con el meme. Al contrario, le parece inocente y muy divertido, así que cuando alguien le pregunta, ella confirma que sí es ella y no puede evitar reírse.