Edward Latter, un niño de tres años de Reino Unido, se encontraba buscando incansablemente a su mejor amigo desaparecido, su perro Morse. Este se escapó y desde entonces, el pequeño lo buscaba de forma desesperada. Tras su inesperada desaparición, se cree que unos ladrones habrían recogido al animal para usarlo como semental. Viendo lo que ocurrió después, Morse habría conseguido escapar.

Edward y su familia pusieron carteles por si alguien lo había visto, y tanta era la insistencia del niño que incluso el directivo de Sony Simon Cowell, famoso por su participación en el programa Factor X británico, ofreció hasta 10.000 libras (11.200 euros) como recompensa a cualquiera que pudiera ayudar a encontrar al perro.

Según cuenta el diario británico 'Daily Mail', los padres de Edward no tenían muchas esperanzas en encontrar a la mascota, pero el pequeño sí, incluso escribió una emotiva carta a Papá Noel en la que solo le pedía una cosa: que su mejor amigo volviese con él.

Finalmente la historia ha acabado de la mejor manera posible. Una pareja de una aldea cercana localizó a Morse caminando por la calle y llamó a los Latter para avisarles.

Al reencontrarse con su amada mascota, Edward estalló de alegría y aunque él tenía claro que se trataba de Morse, los padres le llevaron al veterinario para comprobar el chip por si no era así pero… el milagro se confirmó.