Los hermanos Jose y Emilio, más conocidos como los heavies de la Gran Vía, han llegado a formar parte de la cultura popular del centro madrileño. Muchos son los que piensan que merecen ser mencionados en los mapas de Google por su presencia constante en esta importante calle madrileña.

Pero las obras de peatonalización de la Gran Vía se han llevado ese pedazo de leyenda. Los heavies ya no tienen dónde apoyarse con sus litronas. La modernización del centro les ha dejado desubicados.

Resulta que un grupo de vecinos pide “una valla tan jevi como ellos” que rinda homenaje a los hermanos, que nunca han tenido que moverse de allí hasta hoy.

Lo único que reclaman es el apoyo de los madrileños en forma de votos a favor de la valla metálica de calaveras que han fabricado.

“Desde hace más de 15 años el límite para caminar por la Gran Vía siempre lo marcaron dos personajes que ya se han convertido en un punto de referencia de todos los madrileños”, se comenta en una propuesta en la plataforma Decide Madrid.

Otra idea fue la de la creación de una estatua de los mismísimos hermanos “porque son un símbolo de nuestra ciudad, un clásico de nuestro paisaje”. La petición publicada en Change.org no llegó a su objetivo de 5.000 firmas, pero la actual en menos de una semana ha registrado unos 819 votos. ¿Llegaremos a ver esta vez a los hermanos como un emblema de la capital?