Estrés.
Una mujer con estrés. GTRES

Maletas, prisas, carreras de un sitio a otro... Viajar en avión puede ser estresante. Para una mujer que estaba en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles, California la situación estaba siendo demasiado abrumadora.

Una pasajera que estaba esperando para subir a un avión con destino a Portland vio a un niño corriendo y gritando, mientras su madre, “visiblemente embarazada”, estaba al borde de un ataque de nervios.

“Un niño que parecía tener dieciocho o más meses estaba sufriendo un colapso total, corriendo entre los asientos, pataleando y gritando, y luego tumbado en el suelo, negándose a abordar el avión”, empezaba contando Beth Bornstein Dunnington en un post en Facebook.

“Su joven madre, que estaba claramente embarazada y viajaba sola con su hijo, se sintió completamente abrumada”, continuaba su relato. “La madre finalmente se sentó en el suelo y puso su cabeza en sus manos, con su niño a su lado continuando con el colapso, y comenzó a llorar”.

Trabajo en equipo

Entonces ocurrió “algo maravilloso”, ya que varias mujeres que no se conocían se acercaron para ayudar de una forma coordinada: “Canté "The Itsy Bitsy Spider" para el niño pequeño, una mujer estaba pelando una naranja, otra tenía un pequeño juguete en su bolso con el que dejaba jugar al niño pequeño, otra mujer le daba a la madre una botella de agua. Otra persona ayudó a la madre a sacar la taza de bebida del niño de su bolso y se la dio", se puede leer en la publicación. 

"Nunca olvidaré ese momento"

“Fue tan hermoso, no hubo discusiones y nadie conocía al resto, pero pudimos calmarlos a los dos, y ella consiguió a su hijo en el avión”, dijo la pasajera.

Detalla que cuando todo acabó, volvieron todas a sus respectivos sitios sin comentar lo ocurrido: "Eramos extrañas reunidas para resolver algo. Nunca olvidaré ese momento", concluyó.