Un profesor de EE UU utiliza 'Fortnite' para motivar a sus alumnos... y lo acaban despidiendo

  • Le ha ocurrido a Brett Belsky, profesor de gimnasia de la New York’s Middle School 890, de Brooklyn.
  • Prometió a sus alumnos que jugaría con ellos a 'Fortnite' si mejoraban su rendimiento en clase.
Una persona juega a Fortnite en su móvil.
Una persona juega a Fortnite en su móvil.
CLIPSET

¿Sirven los videojuegos en la enseñanza? Por supuesto. Y de hecho hay títulos pensados para ser utilizados en las aulas, para facilitar la labor del profesor. Pero, ¿puede servir Fortnite para esos fines? Brett Belsky, un profesor de Nueva York, pensó que sí. Sus jefes, en cambio, pensaron que no. Y pasó lo que pasó.

La historia la cuenta el New York Post. Belsky, profesor de gimnasia de la New York’s Middle School 890, de Brooklyn, pensaba en nuevas maneras de motivar a sus alumnos, de 11 y 12 años. Descartó el "oh, capitán, mi capitán" y, sabedor del éxito de los videojuegos entre sus pupilos y del battle royale en particular, les prometió que si mejoraban su rendimiento en clase, él jugaría con ellos a Fortnite.

Como explica el propio Belsky, "estos niños no dejan de hablar de videojuegos... de modo que les dije: 'Si puedes hacer este trabajo, quizás juegue contra vosotros". Entonces, le ha contado al Post, "vi que sus cejas se alzaban".

Lo cierto es que el método dio resultado. Los alumnos mejoraron su rendimiento en clase de gimnasia. Belsky tenía que cumplir con su promesa. Y lo hizo. En marzo del año pasado, participó con ellos en una sesión de Fortnite, después de revelarles su nombre de usuario en Xbox Live. Eso sí, el profesor exigió a los chavales que para jugar con él pidieran permiso a sus padres.

Y todos lo hicieron... bueno todos, menos uno. Éste primero jugó y luego pidió permiso a sus padres. En este caso, el orden de factores sí alteró el resultado. Tanto como que el padre de este chico dio cuenta de lo sucedido al director de la escuela. Se quejaba de que el profesor de gimnasia había jugado Fortnite con su hijo.  

Todo ello derivó en una investigación del Departamento de Educación de Nueva York. No hubo clemencia ni comprensión y el comité de la New York’s Middle School 890, junto a los representantes de la Administración, decidieron despedir a Brett Belsky.

Tras 8 años de trabajo en la misma escuela, se consideró que el profesor había fallado en su labor. Belsky, que en ese tiempo nunca había recibido una llamada de atención, ha presentado recurso por considerar su despido injusto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento