Una persona esposada.
Una persona esposada. ARCHIVO

Un hombre de 36 años fue arrestado en la ciudad rusa de Cheliábinsk por hacerse pasar por médico.

Boris Kondrachin ya fue detenido en 1998 porque asesinó a un compañero de colegio para beberse su sangre, según informaron autoridades. Kondrachin le inyectó un somnífero a su compañero y luego lo asesinó para beberse se sangre, por lo que la prensa local -y todo el mundo- le apodó como 'el vampiro' ruso.

En 2000, había sido condenado y debía seguir un tratamiento por "haber cometido un crimen particularmente grave". De esta manera, fue internado en un hospital psiquiátrico al ser diagnosticado con esquizofrenia, pero logró salir en 2010.

Después, mediante un falso diploma, obtuvo un puesto como médico en otro hospital, donde se dedicaba a convencer sus pacientes de la importancia de llevar una vida saluable.

Sin embargo, fue descubierto por uno de sus psiquiatras, que lo reconoció cuando navegaba en un foro para médicos y lo denunció. De inmediato, las autoridades lo arrestaron.