Las cámaras de seguridad de un supermercado de Edmonton, Canadá, captaron esta semana lo que para muchos es el atraco más ridículo del año. Una pareja de ladrones, Richard Pariseau, de 28 años, y Brittany Burke, de 29, protagonizaron una esperpéntica secuencia de menos de tres minutos, recogida por medios como ABC News.

Todo empezó cuando los dos jóvenes intentaron pagar con una tarjeta de crédito y el responsable de la tienda empezó a sospechar, por lo que llamó a la Policía.

Al llegar un agente, la pareja intentó huir. Pariseau intentó zafarse del policía y en uno de los momentos más hilarantes del vídeo, se ve cómo se parapeta tras una estatería, de la que coge un paquete de caramelos y amenaza con él al agente.

Mientras el policía redujo a Pariseau, Burke huyó por el almacén. Al estar cerrado, se coló por un conducto de ventilación para huir por el techo. Es entonces cuando llegó el momento culmen del esperpéntico atraco: el techo cedió y Burke se dio un costalazo en el interior del supermercado.

Inmediatamente, los refuerzos llamados por el primer agente consiguieron detener a ambos, que tienen antecedentes penales por varios delitos.