Invierte miles de euros en construir el mejor sistema de audio en estéreo del mundo: "Cuesta una pequeña fortuna"

  • El hombre ha tardado más de 25 años en adecuar una habitación para lograr su objetivo.
La habitación cuenta con todo tipo de equipos electrónicos.
La habitación cuenta con todo tipo de equipos electrónicos.
KEN FRITZ / YOUTUBE

Desde que era un adolescente, Ken Fritz, natural de Milwaukee, sabía que la música y el sonido eran una de sus pasiones. Mientras estaba en la escuela secundaria, el joven construyó sus propios aparatos parlantes y, cuando alcanzó la edad adulta, convirtió su pasión en un negocio absolutamente exitoso que lo ayudó a financiar su mayor sueño: construir el mejor sistema estéreo del mundo.

Ken tardó más de 25 años en alcanzar su objetivo, pero a día de hoy, tanto profesionales como colegas de profesión han calificado su creación como el mejor sistema de sonido del mundo.

Al pensar en un sistema de sonido, posiblemente solo imaginas amplificadores o radios. Aunque la configuración de Fritz presenta un equipo muy impresionante, no es solo esto lo que ha llevado al aparato a estar en la cumbre. Si algo tenía claro era que para crear la mejor experiencia estéreo, necesitaría la condición acústica adecuada, por lo que creó la habitación perfecta en su casa.

El espacio alberga el avanzado sistema de sonido de Fritz. Tras el bonito exterior que decora la habitación y la ambientada en el siglo XVIII, hay mucha ciencia y diseño en los que pocas personas en el mundo piensan y, mucho menos, implementan en sus hogares. El techo copia a una sala de conciertos en Osaka (Japón). Las paredes laterales están inclinadas de delante hacia atrás para ayudar a reducir el eco y tanto la parte delantera como la trasera de la habitación presentan una forma curva que sirve para dispersar el sonido.

La instalación cuenta con tres torres de altavoces de 35.000 vatios y un tocadiscos 'Frankenstein' personalizado construido por el propio Ken que, aunque prefiere no hablar de precios, sí admite que los dispositivos electrónicos por sí solos cuestan una pequeña fortuna. "He visto tocadiscos que se venden por 100.000 o 120.000 dólares (entre 82.000 y 98.000 euros), y no son tan complicados como este", comentó Fritz. "Mientras lo diseñaba y construía sabía que iba a llevar tiempo. Cada parte de este sistema es parte de mí y eso es un buen sentimiento. Me llevó años y años construir todo esto. Miles y miles de horas", comentó el hombre.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento