'Bolo Rei', 'galette des Rois' y otras versiones del mítico roscón de Reyes: estas son las diferencias

La 'King Cake' de Luisiana, con los colores del Mardi Gras.
La 'King Cake' de Luisiana, con los colores del Mardi Gras.
WIKIPEDIA/Infrogmation NO

Llegan los Reyes Magos de Oriente y con ellos el roscón. Bueno, así fue durante lustros, pero desde hace un tiempo el roscón está con nosotros siempre o casi siempre. Vamos, que podemos comprarlo en casi cualquier momento del año y no sólo cuando se anuncian la cabalgatas.

Alguien dirá aquello de que "es el mercado, amigo", pero más allá de creencias y sentimientos religiosos, las tradiciones tienen su gracia cuando se cumplen y se siguen. Los ritos, los ciclos, como en la naturaleza, tienen así su sentido.

Roscón de Reyes
.
GREMIO PASTELEROS BARCELONA

El roscón de Reyes es perfecto para desayunar o merendar en familia. Bastaría que lo hiciéramos el 5 de enero, el 6 y hasta el 7, pero, lo dicho, lo podemos encontrar casi todo el año en casi todas las regiones españolas.

Es básicamente un bollo y como tal tiene primos, hermanos... parecidos razonables que podemos encontrar fuera de nuestro país. Son los casos de la galette des Rois francés, el bolo Rei portugués, la rosca de reyes que disfrutan especialmente en México, pero también en Guatemala y Colombia, y hasta del King Cake de Luisiana, en EE UU. Se parecen, pero no son lo mismo.

Versión francesa, mejor con hojaldre

La galette des Rois se elabora y consume en Francia y Bélgica. También es tradicional disfrutarla en los primeros días del año, a propósito de la Epifanía. No sólo en eso se parece a nuestro roscón. También lleva sorpresa: una fève (haba). En su caso nada de pagar la galette: quien se encuentra el haba debe portar la corona de cartón que suele incluir.

La 'galette des Rois', el roscón que comen en Francia y Bélgica.
.
WIKIPEDIA/Lionel Allorge

En lo estricamente gastronómico, lo que más diferencia la galette des Rois de un roscón español es que está hecha de hojaldre. Además, a menudo va rellena de crema frangipane, una base compuesta de almendra y crema pastelera.

El bolo Rei de los portugueses se consume también estos días y también como desayuno o merienda. Aquí no hay hojaldre sino una masa muy parecida a la que hacen los pasteleros españoles. La diferencia está en lo que la acompaña. En Portugal no añaden cítricos ni agua de azahar, sino pasas, frutos secos y vino de Oporto para aromatizar. Muy rico.

México le pone sus dulces

En México disfrutan de la torta de Reyes. La toman especialmente el 6 de enero y antes de la festividad de la Candelaria (2 de febrero), fecha en que se ofrecen tamales a los compañeros de rosca. Porque aquí también hay sorpresa: el anfitrión es señalado por encontrar la figura del niño al comer la rosca por el día de Reyes. En Colombia, en cambio, la podemos encontrar en las panaderías todo el año.

La rosca mexicana lleva miel, franjas de una pasta dulce hecha de manteca, azúcar y harina, y frutos del desierto, como dátiles, higos y ate. Se decoraba con acitrón, un dulce cristalizado. Cuenta la Wikipedia que como el cactus que lo procura estaba en peligro de extinción, se ha pasado a utilizar sustitutos a base de nopal, jícama y betabel. En Colombia, suelen rellenarlo con jalea de guayaba o arequipe (dulce de leche).

Roscón 'made in USA'

También en EE UU encontramos primos-hermanos del roscón de Reyes español. Ocurre, claro, en el sur del país, zonas que fueron en algún momento colonias españolas o francesas. Es el caso de Luisiana, la Luisiana se decía en la España decimonónica. Allí elaboran la King Cake (pastel de Reyes). Se hace con una masa de bollo que se cubre con azúcar glaseado (la foto del inicio lo muestra) y coloreado normalmente de verde, morado y dorado, los colores tradicionales del Mardi Gras (el carnaval de Nueva Orleans).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento