Logo del sitio

Migas españolas vs. Migas portuguesas: diferencias entre dos platos que arrasan en la península ibérica

Plato de migas, una receta de aprovechamiento típica de distintas zonas de la península
Plato de migas, una receta de aprovechamiento típica de distintas zonas de la península
iStock

Las migas, ya sean andaluzas, extremeñas, manchegas o alentejanas conforman un plato humilde, pero muy sabroso y saciante. El pan nos aporta carbohidratos complejos, que el organismo convierte en energía duradera. Por su parte, la carne de cerdo nos provee de proteínas de calidad. El aporte calórico de esta receta de aprovechamiento es muy importante, lo que la convierte en la comida perfecta para los días más fríos del otoño e invierno. 

En España existen varios tipos de recetas de migas dependiendo de la región, casi todas con los mismos ingredientes como base, aunque con algunas variaciones. Lo que quizá no sabías es que Portugal tiene su propia receta de migas, parecida a la que se consume en España, aunque con algunos detalles que la diferencian. Las migas portuguesas son tradicionales de una zona concreta del país, el Alentejo, que da nombre a las migas alentejanas. No es sorpresa encontrar una versión de las migas en la cocina de esta región al sur de Portugal, pues guarda muchísimas similitudes con las de su vecina Extremadura

El Alentejo, región portuguesa donde nació este delicioso plato, ha sido históricamente considerado como "el granero de Portugal", por su alta producción de cereales. Al igual que sus regiones vecinas, como la comunidad de Extremadura, sus campos suponen un lugar propicio para la crianza de cerdos. Justamente esos dos ingredientes conforman esta deliciosa comida representativa de la gastronomía alentejana. 

El pan empleado en este plato tiene las especiales características propias del pan tradicional del Alentejo, de textura densa y rígida. La carne de cerdo empleada suele consistir en una mezcla entre costillas y carne magra, macerada en un tradicional adobo portugués. 

El método de cocinado de las migas alentejanas es muy sencillo. Se fríen las carnes con tocino y ajo. En la misma sartén, aprovechando la grasa, se añaden las migas de pan para que se frían un rato. Se junta todo en una fuente y se reparte entre los comensales. 

Migas alentejanas versus migas españolas

Las migas en Portugal se parecen a las españolas, sobre todo a sus vecinas extremeñas, pero no son exactamente iguales. En ambos platos el pan tiene un papel muy importante. Sin embargo, en las migas portuguesas, no es el ingrediente principal, sino más bien un acompañamiento para la carne de cerdo. Hace la función que podrían hacer, por ejemplo, una ensalada o unas patatas fritas. 

Plato de migas alentejanas
Plato de migas alentejanas en Patio da Oliveira, Mourao
Wikimedia Commons

El clásico adobo portugués es otra de las características que diferencian a las migas alentejanas de las que se cocinan en suelo español. La carne de cerdo utilizada en este plato se macera, un día antes, con un contundente y sabroso adobo, compuesto de ingredientes como sal gorda, comino, pimentón, orégano, ajo, vino blanco, aceite, vinagre y laurel. 

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las mejores novedades para disfrutar al máximo del placer de comer.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento