El ingrediente secreto de la crema de calabacín para que quede más cremosa

Estamos en temporada de calabacines, por lo que cualquier receta para disfrutar de esta verdura es bienvenida. En el caso de que tu favorita sea la crema, toma nota de cómo conseguir elevar este sencillo plato a su máxima expresión. 
Crema de calabacín
Crema de calabacín
Pexels
Crema de calabacín

El calabacín es una de las verduras con menos calorías. Se cultiva a lo largo de todo el año, pero la época óptima de consumo suelen ser los meses de verano e incluso los de principio del otoño.

Es un alimento de fácil digestión ya que posee un alto contenido de potasio y escaso de sodio, por lo que tiene una acción diurética. El calabacín es rico en vitaminas, especialmente en vitamina C y en mucílagos (un tipo de fibra soluble).

Se puede utilizar para elaborar múltiples y fáciles recetas, combinados con ingredientes de todo tipo que permiten llevar una dieta sana y equilibrada. En ese sentido, lo bueno del calabacín combina bien con muchos tipos de verduras.

De invierno y verano

Solemos cocinarlo a la plancha o cocido, pero también puede disfrutarse crudo. Todo es cuestión de limpiarlo bien, quitarle parte de la piel (no toda) y cortarlo bien finito.

Pero hemos dicho cocido. Las cremas de verduras son nutritivas y fáciles. Con pocos ingredientes, todos ellos verduras, conseguimos una crema rica y barata. Eso es lo que hacemos para elaborar crema de calabacín. Es un plato fantástico que vale para el verano, como crema fría, o para el resto del año si lo servimos caliente.

El calabacín es una hortaliza fácil y rápida de cocinar.
Calabacines.
Pixabay

La crema de calabacín lleva al menos patata, caldo o agua, sal, pimienta y, claro, calabacines. Hay también quien le pone cebolla, un poco de zanahoria y hasta una migas de atún al final, cuando toca servir. Pero la receta tiene un ingrediente que hace que quede más cremosa. Es el lácteo.

Un secreto lácteo

Algunos se limitan a poner un poco de leche. Mal, porque estarán "aguando" la crema y restando sabor. Hay que ir más al territorio del queso.

La crema de queso, un queso de untar o un poco de nata serán recursos estupendos, pero el ingrediente secreto de la crema de calabacín para que quede más cremosa es otro.

Son los quesitos. Sí, esos en porciones de toda la vida. No serán el mejor ni más auténtico queso, pero le darán a nuestra receta una cremosidad única. Basta con añadirlos cuando las verduras estén hechas puré.  

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las mejores novedades para disfrutar al máximo del placer de comer.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento