El Sevilla, campeón de la pasada edición de la Liga Europa, sufrió para alcanzar las semifinales de la competición tras empatar (2-2) ante el Zenit de San Petersburgo en un mal partido del portero Beto, que pudo provocar una eliminación que no sufrieron Fiorentina y Nápoles, que marcan el dominio italiano, y el Dnipro de Ucrania.

Una contra del Sevilla definida magistralmente por Gameiro puso el 2-2 definitivo que selló el pase de los nervionenses a la semifinales

El técnico Unai Emery ya avisó antes del inicio del choque que su equipo estaba preparado para llegar a la prórroga o a los penaltis. Sus declaraciones casi fueron un premonitorias y el entrenador del conjunto hispalense no imaginó que una aparición fugaz de Kevin Gameiro iba a evitar que el destino se aliara contra él.

El guardameta portugués Beto, clave la temporada pasada para que el Sevilla lograra el título, también fue clave este jueves para que casi se despidiera de él. Emery dudó mucho en colocar bajo los palos a Sergio Rico o al luso, pero al final se decantó por el héroe que detuvo dos penaltis al Benfica en la final del año anterior.

La jugada casi le salió mal a Emery. Es la suerte, que a veces se decanta hacia un lado y a veces hacia el otro. El Sevilla rozó la cruz de la moneda cuando todo pintaba excelente para un grupo que se adelantó en el marcador con un tanto del colombiano Carlos Bacca. Lo marcó de penalti, al principio del choque, un penalti dudoso de Neto sobre Vitolo que con el 2-1 de la ida, ese 0-1 abría muchas puertas hacia las semifinales.

Sin embargo, poco después, la lesión de Nico Pareja (min 15), que no pinta nada bien tras caerse con todo el peso de su cuerpo sobre su rodilla derecha, fue el punto de inflexión hacia el cambio de tendencia en el encuentro. El Zénit, con el brasileño Hulk en sus filas tras cumplir un partido de sanción, comenzó a carburar y Beto no respondió. Antes, eso sí, rozó el 0-2 el Sevilla. Vidal no concretó y tampoco lo haría Bacca, cuyo disparo se colaba entre los tres palos y fue sacado por Smolnikov.

Justo después del descanso, en el minuto 48, un centro sin peligro de Shátov no fue agarrado de forma inexplicable por el portero del Sevilla y el rechace lo recogió Salomón Rondón para empatar el duelo. Después, en el 72, Hulk intentó una vaselina imposible que se tragó el portero del cuadro andaluz. Antes, un despeje suyo rebotó en Rondón y se marchó lamiento el poste izquierdo.

Los errores también espabilaron a un Beto que se mostró siempre muy tranquilo y que firmó dos o tres buenas paradas con los rusos volcados. Entonces, el Sevilla, acostumbrado a goles heroicos como aquel de Andrés Palop, consiguió otro por medio del francés Kevin Gameiro, que puso el 2-2 en el marcador y acabó con el suplicio del Zenit. El campeón sigue vivo.

Ficha del partido

2 - Zenit de San Petersburgo: Lodiguin; Criscito, Neto, Lombaerts, Smólnikov; Javi García, Witsel, Shátov, Danny; Hulk y Rondón (Kerzhakov, m.84).

2 - Sevilla FC: Beto; Coke, Nico Pareja (Iborra, m.22) Carriço, Trémoulinas; Mbia, Krychowiak; Aleix Vidal, Éver Banega, Vitolo; y Bacca (Gameiro, m.74).

Goles: 0-1 (m.6): Bacca, de penalti; 1-1 (m.49): Rondón; 2-1 (m 72): Hulk; 2-2 (m.85): Gameiro.

Árbitro: Nicola Rizzoli (Italia). Amonestó a los visitantes Iborra (m.77) y Baneha (m.83) y a los locales Luis Neto (m.5) Witsel (m.40) y Lodigin (m.90+4)

Incidencias: partido de vuelta de los cuartos de final de la Liga Europa disputado en el estadio Petrovski ante cerca de veinte mil espectadores.