Ashleigh Barty
Ashleigh Barty, número 1 del ránking WTA. EFE

En plena lucha por la igualdad de pago de premios en el deporte mundial, cuyo último ejemplo se vio en la Copa Mundial femenina de fútbol, la organización de las WTA Finals han dado un paso más no igualando, sino superando los premios femeninos a los masculinos.

El torneo que enfrentará a las 8 mejores tenistas del circuito en Shenzen (China) entre el 27 de octubre y el 3 de noviembre repartirá un total de 14 millones de dólares, de los cuales 4,75 serán para la ganadora si consigue quedar invicta. Este premio supondrá el mayor de la historia del tenis, tanto masculino como femenino.

El aumento de la bolsa para el torneo ha venido gracias al apoyo del principal patrocinador, la empresa especializada en cuidados estéticos Shisheido, que se ha propuesto dar respuesta a la petición de las deportistas de ganar lo mismo que sus homólogos masculinos en los mismos deportes.

En el caso del tenis, en este 2019 lo van a lograr en un hecho sin precedentes. Las ATP Finals, equivalente a las WTA Finals, enfrenta a los 8 mejores tenistas del ránking ATP entre el 10 y el 17 de noviembre, pero su premio será considerablemente menor al de las féminas: 8 millones en total de los cuales 2,71 serán para el vencedor.

En términos comparativos, el histórico premio de las WTA Finals supone un aumento sobre muchos otros campeonatos de otros deportes. Así, si la vencedora logra quedar invicta (el torneo se disputa en formato de fase de grupos, por lo que se puede proclamar campeona una tenista que haya perdido algún partido), ganará unos 4,75 millones que, por ejemplo, supera lo que ingresó todo el equipo femenino de fútbol de Estados Unidos que se ha proclamado campeón del mundo, que ganó 4 millones.